Hasta ayer gobernador de Puebla y desde hoy con el camino libre para buscar convertirse en el candidato del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia de la República en el 2018, Rafael Moreno Valle dejará una deuda pública que, al tercer trimestre del año pasado, según cifras oficiales, sumaba 8,362.7 millones de pesos.

La semana pasada, durante la glosa del sexto informe de gobierno del expriista, su secretario de Finanzas y Administración precisó que la deuda directa era de 9,105 millones de pesos, pero a septiembre del año pasado bajó y al cierre del 2016’’ ascendía a 8,255 millones de pesos, cifra que representa una reducción de 850 millones de pesos.

Y frente a los representantes del Poder Legislativo, Guillermo Bernal Miranda se jactó de que el gobierno morenovallista no pidió un solo peso para la realización de obras.

El Centro Integral de Servicios, el Museo Internacional Barroco y las plataformas de la armadora automotriz Audi aclaró el funcionario se construyeron bajo la figura de Proyectos de Prestación de Servicios, por cuyos compromisos financieros, que no son deuda como tal, aún se deben 11,394 millones de pesos.

Se trata, precisó, de obligaciones que el estado adquirió a largo plazo con particulares por la prestación de un servicio.

Pero si se suman el monto de la deuda pública y los compromisos financieros, el gobierno de Moreno Valle habrá de heredar obligaciones de pago por 30,731 millones de pesos a la nueva administración que a partir de este miércoles y durante menos de dos años encabezará su correligionario José Antonio Gali.

El aspirante presidencial es de la opinión que la deuda pública que dejará a los poblanos es manejable’’, sobre todo si se toma en cuenta que el presupuesto estatal anual es de casi 72,000 millones de pesos.

La Auditoría Superior de la Federación detectó, al cierre del 2015, que considerando la deuda no registrada por el gobierno poblano ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, los pasivos del estado ya ascendían entonces a 24,655.20 millones de pesos.

El monto considerado por el máximo ente fiscalizador del país se integraba de la deuda registrada ante Hacienda, una deuda de corto plazo’’ por 93.7 millones de pesos, 5,522.30 millones de pesos de deuda de largo plazo’’, y por 19,039.20 millones de pesos del concepto otros pasivos’’.

Durante el primer sexenio panista, el grado de rezago social’’ en la entidad, medido por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social, se ubicó en Alto’’, de acuerdo con las últimas cifras disponibles y que corresponden al 2015.

Comparado con datos del 2010, un lustro atrás y, en el último tramo del gobierno del priista Mario Marín Torres, el referido indicador era exactamente el mismo: Alto’’.

En lugar de disminuir, los índices de homicidios y extorsiones se dispararon en el gobierno de Moreno Valle, aunque según estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los secuestros sí registraron una tendencia a la baja.

Mientras al arranque del gobierno que finalizó en el 2011, se registraban al año 619 homicidios dolosos, 63 secuestros y tres extorsiones en territorio poblano, hasta diciembre pasado el reporte, en ese orden era el siguiente: 643, 39 y 120, respectivamente.

[email protected]