El asesinato de Gisela Raquel Mota Ocampo, presidenta municipal de Temixco, Morelos, es un grave crimen que perturba el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres, alertó la Oficina en México de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) y la Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH).

Tras condenar el atentado contra Gisela Mota, la representación de la ONU destacó que la participación a nivel municipal de las mujeres es aún insuficiente, pese a los logros que México ha encabezado con la paridad como norma constitucional.

También expresaron preocupación por el efecto inhibitorio que el asesinato de Mota Ocampo pueda tener en la participación política de las mujeres. El empleo de la violencia con el objeto de impedir el desempeño de la función pública es un grave riesgo para la vida democrática del país , sentenció la ONU.

Es por ello que ambas oficinas hicieron un llamado a las instituciones competentes para que se actúe con la debida diligencia y se realicen todas las acciones necesarias para investigar, con perspectiva de género, este asesinato, y sancionar a sus autores intelectuales y materiales.

Asimismo, instaron a las autoridades a continuar reforzando las políticas en materia de protección y seguridad de las personas que aspiran o ejercen puestos de elección popular, en particular de las mujeres en el espacio municipal por su particular situación de vulnerabilidad.

[email protected]