La angustia entre los habitantes de la colonia Del Mar, en la delegación Tláhuac, es constante al no saber qué pasará con sus viviendas, las cuales resultaron con graves daños estructurales tras el sismo del 19-S y que se intensificaron a raíz de la falla geológica que provocó grietas en la tierra.

María Delfina y Elena Verduzco Linares, hermanas con 65 y 78 años de edad, respectivamente, vivían en la calle Pingüinos de esa demarcación. Sus hogares resultaron afectados, uno queda a lado de otro, lo que ayudó a que una de ellas se salvara durante el sismo.

“La puerta quedó completamente sellada, pues se hundió mi casa; no pude abrirla, la única salida fue por la casa de mi hermana (...) yo aún pude acceder para sacar lo más importante; el piso y paredes se mueven como gelatina”, dijo María Delfina, quien se refiere a su hogar como “la casa de los patitos”, al tener una escultura de ellos en su fachada.

Ambas hermanas, quienes han vivido en la zona desde hace 30 años junto a sus familias , señalan que “no hay ninguna respuesta del gobierno; queremos algo serio”.

“Nos advirtieron que van a tirar las casas antes de que concluya el año, nosotras queremos el terreno o cómo nos van apoyar económicamente. No queremos casas preconstruidas. ¡Queremos fincar aquí!, nada es claro”, aseguran.

Desde la avenida de la Turba hasta la calle Medusa, en la delegación Tláhuac, los vecinos afirman que van a perder todo, pues existe una grieta por debajo de sus casas que solamente se puede rellenar derrumbado toda la colonia.

Las autoridades de la Ciudad de México indican que en Tláhuac 5,000 viviendas tienen daños; de las cuales, 1,200 son inhabitables; es decir, en código rojo.