Después de siete horas de discusión, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México aprobó en lo general con 44 votos a favor y nueve en contra el dictamen de la Ley Electoral de la Ciudad de México, que incluye la sustitución de las delegaciones por alcaldías; la votación e integración de concejales que serán elegidos por planillas, con los principios de mayoría relativa y de representación proporcional en las elecciones del 2018.

En la ley también se plantea la organización de la elección de jefe de Gobierno, diputados del Congreso de la Ciudad de México, los gobiernos de coalición y el mandato constitucional local de las nuevas alcaldías junto con los concejales.

Estos últimos únicamente representarán a cada circunscripción dentro de la propia demarcación, y ?serán elegidos en su conjunto por planillas y según con los principios de mayoría relativa y de representación proporcional, con 60 y 40% respectivamente.

Los últimos cambios que tuvo el dictamen fue que los candidatos independientes deberán recabar 1% del respaldo ciudadano para poder participar por algún cargo de elección popular, y tendrán 60 días para obtener el apoyo ciudadano y se le otorgaran facultades al Instituto Electoral del Distrito Electoral para permitir obtener firmas por medios electrónicos.

Desde la noche del lunes, la discusión del predictamen se prolongó por más de cuatro horas, pues diputados de PRI, MC, PVEM y Morena, al observar que sus propuestas para las alcaldías no fueron incluidas dejaron la reunión, por lo que el presidente de la comisión Político-Electoral, José Manuel Delgadillo, del PAN, levantó un receso que concluyó al día siguiente cuando se retomó para su discusión en el pleno.

A pesar que estaba agendada la discusión del dictamen de la Ley Electoral de la Ciudad de México, fueron los desacuerdos de los partidos de oposición lo que prolongaron la votación del proyecto de la Ley Electoral hasta las 20:00 horas.

La bancada de Morena planteó en diversas ocasiones que la elección de concejales debería ser directa, y añadir una reserva para quien compre el voto durante los comicios tendría cárcel sin derecho a fianza.

La democracia debe representar la voluntad de la sociedad en general y no sólo la voluntad de los partidos, sin Alcaldías Abiertas el puesto de concejal sería obsoleto , dijo el diputado Suárez del Real durante la discusión del dictamen.

En favor del dictamen, el diputado perredista Leonel Luna Estrada consideró que con la aprobación de dicha ley se logra un régimen de organización política de la ciudad en el que habrá una democracia fortalecida.

Es un paso importante, ya que el Congreso de la Ciudad de México también estará integrado por 50% de diputados por mayoría relativa y 50% de representación proporcional. Tendremos una Ley Electoral a la altura de los ciudadanos que fortalezcan la democracia .

Cabe destacar que quedaron a discusión algunas reservas entre las que sobresalen modificar el método de elección de los alcaldes y concejales.