El combate a la corrupción y las mejoras que puede haber en el país implican un camino de largo aliento, previó el vicepresidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), José Medina Mora.

Entrevistado por El Economista, dijo que las acciones anticorrupción llevan apenas un trienio, por lo que llamó a tener paciencia ya que, refirió, los países que han reducido sus niveles de corrupción han tardado en promedio dos décadas para ver resultados.

Asimismo, Medina Mora indicó que el control del flagelo no será suficiente para impulsar el crecimiento de México ya que, aunado a ello, se necesita también la inversión privada la cual, mencionó, no podrá desplegarse hasta que regrese “la confianza” entre el sector privado y el gobierno federal.

En este mismo tenor, indicó que la recién aprobada Ley Nacional de Extinción de Dominio no abona a regresar dicha confianza, al argumentar que es violatoria de derecho como la presunción de inocencia y el respeto a la propiedad privada, por lo cual la Coparmex analiza impugnarla.

—El gobierno federal ha implementado algunas medidas anticorrupción, ¿cómo las ven ustedes?

Nos parece que estas acciones son buenas pero están limitadas, es decir, cuando se toman acciones de adjudicaciones directas en lugar de ser licitaciones públicas no es el camino que ayuda a la transparencia y a la integridad.

Éste es un reto que no es cuestión nada más de una campaña (electoral), programa anual, ni siquiera programa sexenal; a los países que han sido exitosos en pasar de ser de los países en donde hay más corrupción a ser de los países en los que hay menos corrupción, les ha llevado un par de décadas, entonces tenemos todavía un camino largo por recorrer, creemos en Coparmex que la existencia del Sistema Nacional Anticorrupción es un buen primer paso.

—¿Puede el combate a la corrupción ser un motor de crecimiento como lo ha dicho AMLO?

Que disminuya la corrupción desde luego que va ayudar al crecimiento económico, pero no es suficiente para que haya un crecimiento económico como lo requiere el país, hace falta inversión, entonces tenemos que cuestionar por qué ha bajado la inversión, y las cifras del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) son contundentes.

Es muy claro que para que haya inversión tiene que haber un entorno de confianza. Vemos tres elementos: un primer elemento es falta de credibilidad, es decir, cuando un gobierno dice que va a hacer una cosa y hace otra, eso resta credibilidad y baja la confianza, y para no ir muy lejos, credibilidad en cuanto a lo que había dicho el gobierno federal con respecto al aeropuerto de Texcoco.

En mayo pasado (del 2018), el entonces candidato a la Presidencia dijo que estaba bien el aeropuerto de Texcoco siempre y cuando fuera con recursos privados. En octubre cambia de opinión.

Un segundo elemento es el respeto. Cuando se ataca a todo aquel que piensa diferente, cuando se ataca a instituciones, cuando no se respeta el Estado de Derecho como lo estamos viendo en esta ley de extinción de dominio baja la confianza. Y el tercer elemento es justicia, es decir, cuando hay una aplicación de justicia entonces eso aumenta la confianza.

—¿De la ley de extinción, piensan implementar alguna acción legal?

En Coparmex tuvimos una postura muy clara solicitando al presidente (Andrés Manuel López Obrador) que aplicara el veto para corregir en estos dos puntos la ley, y no nada más no aplicó el veto sino un madruguete para publicarla tal cual.

Es algo que estamos evaluando (la impugnación de la norma de extinción de dominio), está todavía en tiempo, sabemos que el 8 de septiembre vence el tiempo para poder hacer esta impugnación, estamos evaluando hacerla porque sí nos parece que el respeto al Estado de Derecho es algo que en Coparmex hemos dicho que es de lo más importante: dar esta certidumbre jurídica y que este respeto al Estado de Derecho sea de todos los ciudadanos, pero también por el gobierno, estamos en este proceso de análisis.