La Cámara de Diputados analiza, a propuesta del grupo parlamentario del Partido Encuentro Social (PES), expedir la nueva ley general de adopción.

El propósito de legislar en la materia es crear un sistema armónico que permita la agilización, simplificación y sistematización de las adopciones en México.

Como primer paso, la bancada del PES pretende que el Congreso de la Unión reforme la Constitución para facultar a las cámaras de Diputados y de Senadores a legislar de manera general sobre adopción.

La nueva ley busca garantizar la homologación en territorio nacional sobre la adopción y establecer los principios rectores y criterios que orientarán la política nacional en la materia, así como las facultades, competencias, concurrencia y bases de coordinación entre la Federación, entidades federativas, municipios y demarcaciones territoriales del Distrito Federal.

De acuerdo con la iniciativa en estudio, la mayor problemática detectada a la fecha consiste en la burocratización de los procesos de adopción, así como en la falta de un registro nacional de menores de edad en situación de desamparo, lo que propicia que los niños terminen en los albergues sin expediente y sin que se sepa su situación jurídica.

Desde la perspectiva de los promoventes, se requiere crear una agenda para el desarrollo integral de la familia, con la finalidad de reconstruir el tejido social a través de un enfoque que privilegie las políticas públicas que fortalezcan a la familia como el núcleo fundamental de la sociedad.

Es la familia el núcleo perfecto donde la infancia puede encontrar su sano desarrollo; en que por medio de la dedicación, amor y comprensión de los padres se forman seres humanos con valores’’, plantea la exposición de motivos.

Y agrega que, sin embrago, existen niños que por diversas circunstancias no tienen la oportunidad de pertenecer a un núcleo tan importante que los ame de manera incondicional, quedando en cambio bajo la guarda y custodia del Estado.

De ahí que los diputados federales del PES, que lidera Alejandro González Murillo, consideran que la adopción es una medida de protección que busca evitar la institucionalización de los infantes privados de su familia de origen, ya que se trata del acto jurídico que crea entre adoptante y adoptado un vínculo de parentesco civil del que se derivan relaciones análogas a las que resultan de la paternidad y filiación legítimas.

La adopción, aseguran, es una institución derivada de y perteneciente al derecho del niño a formar parte de una familia.

La nueva ley incluiría 136 artículos, divididos en 10 títulos y ocho transitorios.

[email protected]