Los jóvenes que salen de secundaria y preparatoria son los más vulnerables a estar vinculados a situaciones de violencia debido a la mala calidad de la educación y de las ofertas en el mercado laboral, advirtió el especialista en Gobierno y Asuntos Públicos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) José del Tronco Paganelli.

En entrevista, el coordinador del Observatorio Ciudadano de la Seguridad Escolar y de la maestría en Políticas Públicas Comparadas de Flacso explicó que México presenta factores comunes con países de América Latina con relación a que la educación pública no representa un medio de ascenso social.

Ello, abundó el especialista, “hace que la mayoría de los jóvenes que están en secundaria o preparatoria, una vez concluidos esos estudios, no ven alternativas u oportunidades de ascenso social sostenido y eso está vinculado con la imposibilidad de, por un lado, acceder a la universidad, y por otro, de encontrar fuentes de trabajo con una situación de cierta calidad”.

En América Latina, abundó Tronco Paganelli, los jóvenes sufren del deterioro en la calidad de la educación pública y de las ofertas laborales. Lo anterior se vincula a un crecimiento del mercado informal y a la precarización de los puestos de trabajo en empleos formales.

El crecimiento del número de delitos e inseguridad también es un elemento común que México tiene con países latinoamericanos. “En este caso, los jóvenes son tanto víctimas como participantes de los hechos de inseguridad”.

Así, los jóvenes —cuya definición del Inegi es aquella persona que se encuentra entre los 15 y 29 años de edad— son doblemente víctimas: aquellos que sufren de manera directa de un delito y los que, por falta de oportunidades, se ven entre las filas del crimen organizado.

[email protected]