A partir del 2016, el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene proyectado destinar mayores recursos y homologados para la adquisición del nuevo avión presidencial que en breve entrará en funcionamiento.

Hasta el 2015, la administración federal había otorgado recursos por 796 millones 416,433 pesos; es decir, 11.40% del costo total que representa la aeronave (avión, equipo, operación y mantenimiento por un periodo de 15 años).

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio fiscal 2016 detalla que en la segunda mitad del sexenio de Peña Nieto (del 2016 al 2018) se buscarán destinar recursos por casi 1,552 millones de pesos (a razón de 517 millones 316,287 pesos por año).

A partir del 2019 año en que estará en funciones ya un nuevo presidente de la República quedarán pendientes de pagar 4,634 millones 886,485 pesos.

Conforme al presupuesto de egresos para este año, la adquisición de una aeronave de transporte estratégico para uso presidencial y del Estado Mayor tendrá un costo total de 6,983 millones 251,790 pesos.

El avión y el equipo representan una erogación total de 1,197.8 millones de pesos: la aeronave por un costo de 637.1 millones y el equipo por 560.7 millones de pesos.

Ello significaría que el gobierno mexicano aún no termina de cubrir el monto por estos dos conceptos (avión y equipo), ya que como se mencionó, hasta el 2015 se habían pagado 796.4 millones de pesos.

Por otra parte, la adquisición de la aeronave contempla pagos anuales promedio y durante 15 años, que pueden llegar hasta casi 500 millones de pesos (pagos promedio de 45 millones anuales en operación y mantenimiento, más pagos anuales de arrendamiento entre 4.6 millones y 451.4 millones).

Durante el 2015, el gobierno mexicano destinó al avión una bolsa de 480.3 millones de pesos, los cuales se sumaron a los más de 316 millones que se habían pagado en años anteriores.

La nueva aeronave presidencial está actualmente en proceso de pruebas de vuelo y la previsión es que en breve sea utilizada para los viajes internacionales del primer mandatario.

Para esta adquisición también fue necesaria la remodelación del actual hangar presidencial, que para este 2016 ya no contempló recursos como parte del PEF.

Conforme al PEF del 2015, dicho hangar habría quedado en una inversión total de 977 millones de pesos. Aunque en el 2020, el hangar presidencial deberá mudar al nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.