Entre el 2006 y el 2011, el gobierno del Estado de México ejerció un presupuesto por 804,320 millones de pesos, 372 millones diarios. Con esos recursos se impulsó la construcción de obras, así como la promoción en los medios de comunicación de las mismas. En dicho periodo el gasto en obra pública fue 61,214 millones de pesos, donde destaca el impulso. En su segundo año es claro el impulso a este rubro, pues pasó de 3,584 millones a 11,848 millones de pesos, un crecimiento nominal de 168 por ciento.

También caracteriza a la administración Peña Nieto que muchas de las concesiones a las empresas que realizan estas obras fueron hasta por un plazo de 30 años.

El Estado de México cobra una enorme importancia rumbo al 2012, en el escenario político del país. Además de ser el estado que gobierna el candidato que encabeza las encuestas rumbo a la próxima elección presidencial, Enrique Peña Nieto. Por el número de votantes se considera que el Edomex es un laboratorio electoral de lo que ocurrirá a nivel nacional el siguiente año.

Esta entidad concentra las tres fuerzas electorales reales más importantes del país, es una de las economías más grandes, con una población representativa de todos los sectores del país: la zona conurbada de la ciudad de México, zonas con una alta afluencia y nivel económico, áreas indígenas y con una enorme pobreza, una amplia región rural, municipios como Ecatepec, con una nueva clase media y la principal planta industrial del país en Lerma, Cuautitlán, Naucalpan y Tlalnepantla.

El Estado de México es una entidad de cambios y contrastes, los cuales son más evidentes en los últimos 18 años. La evolución del presupuesto público refleja la importancia de esta entidad, particularmente en los últimos tres gobiernos, luego que el PRI pierde la elección presidencial.

Con Emilio Chuayffet como Gobernador, el presupuesto mexiquense creció 6.6% en términos reales y el gasto en obras pública representó en promedio 15% del presupuesto; sin embargo, el monto del mismo no tenía la magnitud de los que vemos en años recientes. En términos reales, el presupuesto de 1995 equivale apenas a 25% del 2011.

En el mandato de César Camacho le toca sortear la crisis de 1995, entre su primer año de gobierno y el último, el presupuesto registró un incremento de 25.2% aún así en su último año de gobierno se registró un aumento de 19% en el número de delitos, como se aprecia en la gráfica de seguridad, y la reducción de la tasa de desempleo de la entidad llegó a 2.5% el más bajo en muchos años.

Con Arturo Montiel destaca el elevado endeudamiento, que alcanzó en el 2002 los 31,200 millones de pesos, 5.6% del PIB de la entidad; promovió al Estado de México en el exterior y logró captar 14.2% de Inversión Extranjera Directa que llegó al país en el 2004.

En la administración de Peña Nieto, la prioridad evidente fueron las obras públicas en detrimento de otros rubros.

[email protected]