Sin importar las bajas temperaturas del sur de la Ciudad de México, los capitalinos visitaron este domingo la zona del Ajusco para desayunar, caminar, practicar ciclismo, gotcha o simplemente pasar un momento agradable al aire libre en el último fin de semana largo del año.

Su paisaje de pinos y oyameles nos permiten convivir en familia, como pocas veces lo hacemos porque siempre vivimos de prisa entre el cemento y el tránsito de la ciudad , expone Leonor Hernández.

Mientras espera sentada su desayuno en una cabaña cercana al Parque Ecológico San Nicolás Totoloapan, la señora comenta que el plan familiar es aprovechar el último puente largo del año para practicar ciclismo y caminar por esta zona alta de la delegación Tlalpan.

Terminamos de desayunar y enseguida queremos cabalgar y andar en bicicleta; la idea es divertirnos , dice Hernández, quien llegó temprano acompañada por su esposo y tres hijos.

Rodeado de amplia vegetación -encinares, bosques mixtos, pastizales y oyameles- e incluso de algunos ríos que han crecido con las lluvias registradas en los últimos días, el Ajusco es cada vez más visitado porque también cuenta con una amplia oferta gastronómica.

Los olores de las quesadillas, tacos, carne asada, consomé, barbacoa, atole, café de olla y ponche atraen a cuantas personas recorran la carretera Picacho Ajusco, ya sea a pie, en carro o bicicleta.

Nosotros estamos disfrutando un café de olla y champurrado porque el frío está tremendo , señala Julio Terrazas López, quien minutos antes descendió de su auto con por lo menos cinco integrantes de la familia.

Explica que solo vinieron a desayunar, pero al terminar es posible que los niños nos convenzan para ir a una pequeña granja y también aprovecharemos para comprar el árbol de Navidad .

En cambio, Héctor Gutiérrez, Jaime de la Peña, Óscar Torres y Julia Galván fueron los primeros en colocarse el traje y máscara de protección para dispararse las cápsulas de pintura en un conocido lugar de gotcha.

Nunca hemos venido a jugar aquí (El Ajusco) a pesar de que siempre vinimos y el lugar esta padrísimo por los diferentes escenarios , acota Jaime.

En un ambiente lleno de carcasas de avión, jeeps y murallas, los jóvenes cumplirán la misión de este deporte y después, agregaron, disfrutarán el resto del día en una cabaña que alquilaron.

La zona del Ajusco ofrece visitas guiadas, juegos infantiles y diversas actividades ligadas a la conservación ambiental, y este fin de semana largo pueden disfrutarse en familia.