El subsecretario de Seguridad federal, Ricardo Mejía Berdeja, reveló un supuesto “entramado de intereses” del gobernador de Chihuahua, Javier Corral, vinculados con el uso del agua en el estado, por lo que le pidió desvincularse de ellos, así como ofrecer una disculpa pública a la Guardia Nacional para que regrese la coordinación en materia de seguridad.

“Nosotros consideramos que él, de entrada, tendría que pedir una disculpa a la Guardia Nacional por toda esta campaña, deslindarse de personas identificadas con él, que han estado atrás de estas movilizaciones que pudieron haber tenido consecuencias catastróficas. No ha habido comunicación (con el Gobernador). Sí ha habido un activismo muy acusado en medios, victimizándose, tratando de desinformar a Gobernadores”, dijo el subsecretario Mejía esta mañana durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El funcionario argumentó que el 3 de diciembre del 2019, el gobernador panista Javier Corral, junto con sus homólogos de Coahuila, Miguel Riquelme; de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón; y de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, firmó un acuerdo en la Secretaría de Gobernación para el cumplimiento del acuerdo de entrega de agua de 1944.

Argumentó que Corral también firmó el 1 de agosto de este año un acuerdo para el escurrimiento y entrega de agua.

“Él se comprometió a pagar el tratado, obviamente siempre cuidando a los productores, que fue lo que hicieron todos los gobernadores. Después, en agosto, se le presenta un plan para ir evaluando los escurrimientos y la extracción en las presas, y repentinamente rompe lanzas contra la Federación, y a raíz de los hechos de La Boquilla, y desde antes, queda claro que él ha estado permitiendo toda una campaña en contra del gobierno federal y sobre todo de la Guardia Nacional”, afirmó.

Exhiben investigación política

Ricardo Mejía aseguró que el mandatario de Chihuahua pudo haber cambiado de opinión sobre la entrega de agua para cumplir el acuerdo 1944, debido a un “entramado de intereses” políticos y económicos.

“Hay todo un entramado de intereses económicos y políticos que han usufructuado para su uso el agua y han puesto en riesgo un tratado internacional”, dijo Ricardo Mejía, al señalar públicamente a familias de beneficiarse con el agua de Chihuahua.

Reiteró que el pasado 8 de septiembre, durante la toma de la presa La Boquilla por parte de agricultores, se repartieron palos, bombas molotov, alcohol, gasolina y camionetas que fueron financiados por grupos económicos.

Dijo que un grupo de los manifestantes fueron los nogaleros, que junto con productores de alfalfa, “consumen una cantidad importante de agua”.

Mencionó a 11 personas de la familia Urionabarrenechea, “que está ligada al ex gobernador César Duarte; el suegro de uno de ellos, Raúl Enrique Javalera, que fue el presidente de la Junta de Aguas y Saneamiento de Chihuahua. Este grupo es importante porque estuvo atrás, en gran medida, del financiamiento de la movilización”, aseveró.

“Por eso advertimos que el supuesto pleito entre Duarte y Corral es nada más testimonial”, sostuvo el Subsecretario de Seguridad federal. Acusó a esa familia de acaparar el agua, ya que tiene concesionados casi 9 millones de metros cúbicos de agua. Consideró que se emprendió una “falsa” campaña de desinformación entre pobladores aledaños a la cuenca del Río Conchos sobre que se quedarían sin agua.

Ricardo Mejía también acusó al diputado federal Jesús Alberto Valenciano García y a su familia de acaparadores del agua en Chihuahua, debido a que se dedican a la producción de cebolla y a la tala.

El sub encargado de la seguridad pública nacional mencionó un evento de noviembre del 2019 y una fotografía donde se observa la presencia del gobernador Corral, así como de los ex mandatarios José Reyes Baeza y Fernando Baeza, durante la inauguración de una planta de agua en Delicias, lo que a juicio de Mejía representa una “red” de negocios y usufructo del agua.

El funcionario dijo que también en el evento estuvo presente Carlos Cuevas Abundis, actualmente detenido por el asesinato de dos de sus escoltas, y quien supuestamnte está relacionado con el crimen organizado y al huachicol. Acusó al diputado Valenciano García de tener vínculos con Cuevas Abundis.

“¿Qué concluimos con todo esto? Que hay una red de políticos, acaparadores de agua y presuntamente delincuentes vinculados a toda esta trama. No es un movimiento espontáneo, porque no ha habido falta de agua, ha habido siempre fluyo y lo que vemos detrás de la descalificación de la Guardia Nacional, es que evidentemente quieren seguir manejando este tipo de negocios”, sostuvo.  

Corral perdió la confianza, dice Subsecretario

Al reiterar que Corral debe ofrecer una disculpa, el subsecretario Ricardo Mejía sostuvo que el mandatario de Chihuahua perdió confianza en el gabinete de seguridad por cuestionar la actuación de la Guardia Nacional. Sin embargo, reiteró que las fuerzas federales del estado no saldrán de aquella entidad.

“Perdió la confianza sobre todo en áreas donde se definen cuestiones muy estratégicas; no se va a estar definiendo operativos clave con quien luego filtra información falsa a los agricultores. Del lado del gobierno federal siempre hubo diálogo, disposición, altura de miras, pero desafortunadamente por toda esta red de intereses económicos de acaparamiento y de carácter político, él tomó otro camino.

“La mesa estatal para la construcción de la paz sesiona todos los días con la parte federal. Ayer sesionaron en la zona militar 5 en Chihuahua. Hay un despliegue de alrededor de 6,000 fuerzas federales en Chihuahua, porque él decía que la Federación había dejado Chihuahua. No es cierto. Hay un despliegue muy importante que equivale a cuatro o cinco o veces más la policía estatal de Chihuahua”, apuntó Ricardo Mejía.

jmonroy@eleconomista.com.mx