Tras darse a conocer que la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó a la Cámara de Diputados retirar el fuero al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, por haber cometido presuntamente los delitos de delincuencia organizada, operación de recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal, el Ejecutivo estatal se presentó en San Lázaro y aseguró que se tratan de ataques infundados.

En compañía del coordinador parlamentario del PAN en la Cámara Baja, Juan Carlos Romero Hicks, el gobernador tamaulipeco informó que presentó una denuncia ante la Secretaría General de la instancia legislativa al argumentar que se incurrió en una violación a la ley, al difundir el documento que la FGR remitió a la Cámara de Diputados.

Amplió que el documento fue usado de manera mediática y adelantó que solicitó copias del mismo para preparar su defensa.

“Exijo poder contar con los documentos de lo que ellos señalan para poder tener una defensa justa y adecuada. Probablemente acusen de situaciones que en su momento vamos a defender y aclarar. Vamos a dar a conocer mi inocencia”, declaró.

Sostuvo que el gobierno federal está molestó luego de que Protección Civil del estado diera a conocer que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) presentó un documento falso sobre el incendio en la entidad, que causó un apagón, y afectó a millones de mexicanas y mexicanos.

“También, van a señalar que si hay algún delito que he cometido, probablemente, sea el hecho de no haberme sometido a este gobierno federal y defender la dignidad de las familias tamaulipecas. Están muy molestos porque soy uno de los fundadores de la Alianza Federalista que han alzado la voz una y otra vez en contra de las arbitrariedades del gobierno federal”, manifestó.

Sin dar respuesta a los cuestionamientos de la prensa, el gobernador se retiró del recinto legislativo.

En tanto, la Comisión Política del Partido Acción Nacional (PAN), presidida por Santiago Creel Miranda, indicó que la acusación se da en el contexto de un proceso electoral en marcha y de un ambiente de polarización y hostigamiento por parte del gobierno, en contra de miembros de la oposición.

En tanto, en el Senado, los legisladores panistas  calificaron de persecución política las acusaciones del Ministerio Público Federal en contra de su correligionario Cabeza de Vaca.

“No podemos ignorar que las acusaciones y la solicitud de desafuero para el gobernador surgen en un momento en el que el presidente (de la República) y su partido han sido exhibidos por su opacidad y múltiples irregularidades, por lo que ven minada la confianza de las y los ciudadanos frente a las elecciones más grandes de la historia de México”, aseguraron los senadores panistas.

Juicio público

En la conferencia matutina presidencial, el titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, aseguró que “no habrá ninguna falta de transparencia” y rechazó que el caso del gobernador de Tamaulipas se trate de una venganza.

El fiscal general llamó a esperar la resolución del Congreso sobre su posible desafuero.

“El juicio va a ser público ante el Congreso con todas las pruebas de quienes denunciaron”, sostuvo.

Gertz Manero aclaró que se presentaron todas las pruebas a los legisladores de manera transparente.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no se persigue a nadie, “no es mi fuerte la venganza, pero también debe saberse, recuerdo que he dicho que no somos tapadera de nadie, la instrucción que tienen los servidores públicos del gobierno es que si hay una denuncia por corrupción, que no se tape nada, sea quien sea, y que se envíe de inmediato esa información a la Fiscalía”.

politica@eleconomista.mx