Los candidatos a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Progresista, y Gabriel Quadri de la Torre, de Nueva Alianza, lamentaron hoy la cancelación de un debate radiofónico en el que intervendrían Enrique Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota.

El debate había sido convocado con antelación por la periodista Carmen Aristegui en su espacio radiofónico de MVS, sin embargo, el aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y la de Acción Nacional (PAN), declinaron asistir.

A sabiendas que se cancelaba el encuentro, López Obrador pidió asistir a cabina, donde expresó que Peña Nieto está siguiendo las directrices que le marcan empresas televisoras para cuidar su imagen y evitar confrontar ideas.

El candidato presidencial de las izquierdas se refirió a lo ocurrido hace seis años cuando se negó a asistir a un debate en momentos en que encabezaba las encuestas de opinión. Señaló que las razones por las cuales no acudió es porque, de acuerdo con él, al término del mismo había una estrategia mediática para desacreditarlo y colocarlo como perdedor.

Dijo que ahora, sin embargo, Peña Nieto no es criticado por las empresas de televisión abierta como sí ocurrió en su caso.

De las negativas de Peña Nieto a debatir (cancelación de encuentro con estudiantes en la Universidad Iberoamericana, por ejemplo), señaló que sólo en las redes sociales se hace eco, pero no en las televisoras.

Es un asunto delicado, es preocupante porque son los medios de comunicación los que administran la información y están queriendo imponer un candidato , agregó.

De su lado, en entrevista telefónica, Gabriel Quadri de la Torre, opinó que No es sorpresivo que rehúyan al debate .

El abanderado de Nueva Alianza dijo que la cancelación del debate demuestra que existen políticos que no están acostumbrados a confrontar sus ideas sino en espacios controlados o en arengas en las plazas públicas.

Por otra parte, y refiriéndose a la coyuntura, fijó su postura a favor de la evaluación universal del magisterio y exhortó al secretario de Educación Pública, José Ángel Córdova Villalobos, y a la lideresa sindical, Elba Esther Gordillo, a discutir públicamente las diferencias sobre el tema.

En ese sentido se pronunció a favor de darle autonomía al Instituto Nacional de Evaluación Educativa para que pueda calificar tanto a los maestros como a los supervisores, directores y al propio titular de la Secretaría de Educación.

MIF