En Villahermosa, Tabasco, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, expuso su plan para aumentar de 1.2 a 2.6 millones de barriles diarios la producción petrolera. Destacó la construcción  de una nueva refinería en ese estado con el propósito de producir la gasolina para consumo nacional, y planteó que en el mediano plazo, México dejará de exportar crudo al extranjero.

“Ya no se va a vender en el mediano plazo petróleo crudo al extranjero, queremos procesar toda nuestra materia prima, primero lo que necesitamos es alrededor de 2 millones 600,000 barriles, esa es nuestra meta”, comentó.

Luego de reunirse con el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, a quien le entregó el plan de inversión federal 2019 para programas sociales, López Obrador dijo en conferencia de prensa, que también conversaron sobre el impulso a la industria petrolera desde Tabasco, y la construcción de una nueva refinería en el municipio tabasqueño de Paraíso, la cual tendrá un costo estimado de 8,000 millones de dólares.

“Hay petróleo en tierra en aguas someras, y necesitamos enfrentar la crisis con la caída en la producción de petróleo. Hablábamos de cuando se aprobó la reforma energética, se decía, incluso se mencionó en los documentos para reformar la constitución, que para este año íbamos a estar produciendo 3 millones de barriles diarios de petróleo; sin embargo, eso no fue cierto, estamos produciendo apenas 1 millón 800,000 barriles diarios, es decir, de la reforma energética a la fecha hemos perdido 1 millón 200,000 barriles diarios de producción de petróleo crudo”, argumentó.

“Por eso es urgente extraer petróleo; invertir para perforar pozos, para sacar petróleo de pozos que ya están en producción que requieren de un proceso especial; necesitamos también perforar en aguas someras con plataformas, y ese plan será a partir de Tabasco, también Campeche, porque tenemos que sacar el petróleo de esta región del país, porque hay petróleo y cuesta menos extraerlo; sacar petróleo en aguas profundas, en el norte, significa más costos de extracción. Por eso va a aprovechar mucho el que aquí en Tabasco haya petróleo ligero, y que los gobiernos locales ayuden para que se rescate la industria petrolera y se rescate a la nación, por eso esta reunión fue estratégica, muy importante”, dijo.

“Si, se habló de la construcción de la refinería, se habló primero de la extracción de petróleo, que no puede haber refinería si no tenemos petróleo crudo, hablamos primero de extraer petróleo, necesitamos tener una producción petrolera para finales de sexenio próximo de alrededor de 2 millones 6,000 barriles, también no queremos extraer mucho petróleo, porque eso es una herencia que se tiene que dejar a las nuevas generaciones; vamos a extraer sólo lo que se necesita para nuestro consumo interno, ya no se va a vender en el mediano plazo petróleo crudo al extranjero, queremos procesar toda nuestra materia prima, primero lo que necesitamos es alrededor de 2 millones 600,000 barriles, esa es nuestra meta.

“No producir como en 2003-2004, 3 millones 400,000 barriles, es un recurso no renovable que hay que cuidarlo, no vamos a apostar a extraer petróleo en cantidades desmesuradas, porque también vamos a apostar mucho a las energías renovables, vamos a invertir con ese propósito, en energía eólica, solar, porque tenemos que cuidar nuestros recursos naturales.

“Pero bueno, se habló de eso, de la producción, y se habló de la refinería, que está ya a punto de iniciar, porque desde el primer día del próximo gobierno se va a lanzar la licitación de la refinería, que estamos programando una inversión de alrededor de 8,000 millones de la refinería en tres años. El año próximo 2,500 millones de dólares, así hasta 2021 que queremos terminarla para que a mediados del próximo sexenio ya no se compre gasolina en el extranjero.

“Ese plan de construir la refinería va a acompañado de la modernización de las seis refinerías existentes, que están trabajando actualmente al 30% de su capacidad, y van a hacer rehabilitadas para que puedan operar a toda su capacidad, y no se compre como ahora 600,000 barriles diarios de gasolinas en el extranjero”, expuso López Obrador.

jmonroy@eleconomista.com.mx