Al menos 60 de las 210 grandes presas del país se encuentran a su máxima capacidad de almacenamiento, lo que representa peligro de desbordamiento o necesidad de abrir sus compuertas para desfogar, si en las próximas horas, continúan las lluvias en las zonas donde se localizan.

Esos cuerpos de agua están en cuencas de 16 estados del norte, sur, centro, occidente y Golfo de México.

De acuerdo con los registros de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el pasado martes 14 de septiembre la presa La Calera, construida en la cuenca del Balsas, en Guerrero, estaba a un nivel de llenado de 139.59% y la de Tepuxtepec, de la cuenca del Lerma Santiago Pacífico, en Michoacán, a 121.28 por ciento. La presa Revolución Mexicana, conocida también como El Guineo, ubicada en Guerrero, está a 114% de llenado.

Otras siete tenían registros de entre 105% y 109% de llenado. Son la presidente Benito Juárez, también conocida como El Marqués, en Oaxaca a 109%; Santiago Camarena, mejor conocida como La Vega, en Jalisco, a 108%; Juan Sabines, conocida como El Portillo, Chiapas a 108%; Aurelio Benassini, mejor conocida como El Salto o Elota, en Sinaloa, 107%; Solís en la cuenca del Lerma en Guanajuato, 106%; San Andrés Tepetitlán, Estado de México 105% y San José en San Luis Potosí, 105 por ciento.

Presa La Boquilla, en el cauce del río Conchos en el municipio de San Francisco de Conchos, Chihuahua. Foto: Reuters

El estado que concentra más presas a su máxima capacidad es Jalisco, con 12 y son las conocidas como la Vega, que está a 109%; El Salto, 10%; Valencia, 104%; El Tule, 101%; Vaqueros, 101%; Corrinchis, 101%; Tribomil, Las Piedras, Tacotán, Santa Rosa-El Cuarenta y Chila, que están al 100 por ciento. Todas ellas fueron construidas en la cuenca de río Lerma Santiago Pacífico. Ahí están también las presas La Red y La Pólvora, que están a 94% y 90% de almacenamiento, respectivamente.

La situación es de alerta porque recientemente el gobierno de Jalisco solicitó la declaratoria de zona de desastre en 20 municipios de las zonas donde se encuentran esas cuerpos de agua, afectados por las inundaciones ocasionadas por el paso del huracán Nora, entre el 28 de agosto y el 1 de septiembre pasados y declaratoria de emergencia en siete municipios más, también de la zona costera.

Foto: Terminal de Autobuses de Tula, Hidalgo

En Zacatecas son nueve las que están completamente llenas, en Michoacán siete. Aguascalientes y Guerrero tienen cinco; Durango y Estado de México cuatro.

Jesús Heriberto Montes Ortiz, gerente de Aguas Superficiales e Ingeniería de Ríos de Conagua, informó que el 13 de septiembre pasado 60 presas rebasaban el 100 de almacenamiento. La semana inmediata anterior 59 estaban en esa situación y durante los últimos días entraron en esta categoría nueve y salieron ocho.

Explicó que esas 60 presas llenas a su máxima capacidad representan 8% de las 210 grandes presas que monitorea la Conagua.

Para el martes 14 eran 130 presas las que estaban entre 75% o más de nivel de llenado. La semana anterior eran 59 en esa situación.

La mayoría de las presas que entraron a esa categoría venían de la categoría inferior, lo que significa que se están registrando incrementos.

Hay presas totalmente llenas en inmediaciones de zonas de desastre

Hidalgo tiene tres presas a su máxima capacidad, entre ellas la Endhó, edificada en los límites de los municipios de Tula y Tepetitlán, prácticamente a la mitad de la zona donde ocurrieron inundaciones la semana pasada.

Si bien está aguas abajo de la ciudad de Tula, está aguas arriba de Tlahuelilpan, que también resultó inundado con las aguas negras de ese embalse y, si sigue lloviendo en el Valle de México, tendrán que seguir desfogando para evitar que se rompa.

De hecho, el gobierno del estado solicitó la declaratoria de emergencia de nueve municipios ubicados en la zona de influencia de esas presas por inundación fluvial y lluvia severa del 6 al 8 de agosto, sin contar el desbordamiento del río Tula ocurrido el pasado 7 de septiembre.

Inundaciones en Tula, Hidalgo. Foto EE: Archivo

Durante la última semana, el mayor incremento ocurrió en los niveles de almacenamiento de la presa La Angostura, Chiapas, con un incremento de 532 millones de metros cúbicos (está a 65% de capacidad y la de Malpaso, también Chiapas (está a 56% de capacidad), con 467 millones de metros cúbicos. Ambas están en el sistema hidroeléctrico del Río Grijalba.

Esas dos presas, junto con las de Chicoasén (que está a 84%) y Peñitas (con un nivel de llenado de 84%), se encuentran en la cuenca del río Grijalva, entre Tabasco y Chiapas y sirven para generar 44% de la energía eléctrica del país.

En Chiapas también se encuentra la presa Juan Sabines, que como anteriormente se apuntó, el martes 14 estaba a 108% de capacidad. El problema con este embalse es que se encuentra en la lista de 49 presas clasificadas por la Conagua como de alto riesgo hidrológico y la población expuesta dentro de un área afectada ante una posible falla de cortina, según el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

De hecho de las presas que actualmente están cercanas a llegar a su máxima capacidad también están en la lista de 45 de alto riesgo la Ignacio R. Alatorre, mejor conocida como Punta de Agua, en Sonora, que está a 99.27%; El Infiernillo en el Balsas, en territorio de Michoacán, que está a 95% y la Presidente Guadalupe Victoria, también conocida como El Tunal, en Durango, que está a 92% de llenado.

Las 210 grandes presas monitoreadas por Conagua, hasta el 13 de septiembre pasado, registraban un almacenamiento conjunto de 3,270 millones de metros cúbicos más que el promedio de almacenamiento histórico a estas fechas del año pasado, lo que significa 4.1% más. Eso a pesar de que en mayo pasado se tenía un déficit de caso 10,000 millones de metros cúbicos y representaba del promedio histórico, lo cual advierte que este año las lluvias han sido más intensas.

Las autoridades dividen al país en 30 regiones hidrológicas. De acuerdo con el semáforo de almacenamiento de presas por región hidrológica (hay 30 en todo el país), en 12 está arriba del promedio histórico y las de Lerma-Santiago, Balsas, Papaloapan, Pánuco, Nazas-Aguanaval, Tehuantepec, Armería-Coahuayana, Costa de Jalisco, Presidio-San Pedro, Cuencas cerradas del norte, Norte de Veracruz y la del río Ameca.

Se esperan al menos otros 11 ciclones más

La coordinadora general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Alejandra Méndez Girón, destacó que se espera que en las próximas horas continúen las lluvias sobre las cuencas de los ríos Grijalva y Usumacinta, con los mayores registros entre el 16 y 19 de septiembre próximos.

NARCH/NARCH30
El huracán Nora dejó intensas lluvias sobre el estado de Jalisco.  Foto: Reuters

Explicó que para el miércoles se esperaba la afluencia de humedad sobre Nayarit, Durango, Zacatecas y San Luis Potosí, por lo que se prevén lluvias fuertes, mayores a 25 milímetros.

Para el jueves 16 de septiembre se esperaba que se ampliara la zona de cobertura de lluvias y abarque los estados de Guanajuato, Querétaro, Norte de Jalisco y el norte de Michoacán.

Además, debido a la presencia de la onda tropical número 30 se esperan lluvias mayores a 25 milímetros en Oaxaca y Chiapas.

Las precipitaciones mayores a 25 milímetros el viernes 17 se espera abarquen el sur del litoral del Pacífico y el occidente de los estados del centro.

Del 14 al 22 de septiembre se contemplan lluvias acumuladas de 150 a 250 litros por metro cuadrado en Jalisco, Guanajuato, Querétaro, Estado de México, Oaxaca, Chiapas y costas de Nayarit.

Inundaciones en Ecatepec, Estado de México. Foto: Reuters

Se pronosticaron de 71 a 150 litros por metro cuadrado en Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Nayarit, Aguascalientes, Michoacán, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Ciudad de México, Guerrero, Veracruz y Tabasco.

Para el miércoles se pronosticaron tormentas en Sonora, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí y los estados del centro.

Y para el fin de semana se prevé una situación similar pero con más intensidad en Chiapas y la península de Yucatán. También se intensifican en Sonora y Sinaloa.

Para el viernes 17 se esperan tormentas desde Sonora hasta Chiapas, así como la zona centro y península de Yucatán debido a la presencia de ondas tropicales.

Si bien estamos ya en el tránsito del verano al otoño por lo que, en teoría disminuirían las lluvias, todavía estamos en temporada de ciclones tropicales. Han ocurrido 14 en el Pacífico y 15 en el atlántico. La alerta se mantiene porque todavía se espera la llegada de seis más en el Pacífico y cinco más en el Atlántico, con todo lo que eso implica.

diego.badillo@eleconomista.mx