Para las sociedades modernas, la creación y defensa de los derechos humanos es un pilar fundamental en la construcción de un Estado libre, en el que la integridad y las libertades de la población estén por delante de cualquier interés político o económico. En los últimos 70 años, nuestras libertades cívicas, políticas, sociales, económicas y culturales han sido fuertemente protegidas y promovidas , refiere un artículo del Foro Económico Mundial (WEF). Pero de acuerdo con esta organización, esto podría estar cambiando.

Muchas instituciones y organizaciones que se dedican a la defensa y la promoción de los derechos humanos y las libertades civiles indican que en los últimos 10 años se ha registrado un profundo deterioro en el Estado de Derecho de muchas naciones en todo el mundo. El espacio para las libertades civiles está siendo gradualmente restringido , explica el WEF.

Pero, ¿en qué consisten estas restricciones?

De acuerdo con el WEF, las tácticas de muchos gobiernos incluyen la represión de las protestas de la población, la intrusión y el control tecnológicos. No obstante, para esta organización internacional, lo más grave es que la capacidad de los defensores de derechos humanos para hacer su trabajo está siendo restringida, a veces de maneras sutiles, a través de la legislación, y otras, de forma violenta, como es el caso de las detenciones y asesinatos de periodistas en todo el mundo.

Según información del International Centre for Non-Profit Law retomada por el WEF, entre inicios del 2015 y mediados del 2016, fueron votadas y adoptadas 64 leyes en todo el mundo que intentan impedir que las organizaciones y defensores de los derechos humanos realicen su trabajo de registro y protesta. Además de que se les impidió recibir apoyo internacional.

Por estas razones, te presento cinco datos que te ayudarán a entender el porqué estamos viviendo una crisis de los derechos humanos y las libertades civiles:

1. No sólo abarca a los sospechosos habituales

Prácticamente en todo el mundo se están llevando a cabo acciones que restringen los derechos humanos y las libertades civiles de las personas. De acuerdo con el programa CIVICUS, que ha sido diseñado para ofrecer a la población información confiable en relación con el estado de los derechos humanos y civiles en todo el mundo, sólo nueve países han sido calificados como abiertos en lo que respecta al gozo de los derechos humanos y el reconocimiento de un Estado de Derecho Pleno. Esta organización refiere que 3,200 millones de personas a nivel internacional habitan en países o regiones en donde derechos como la libertad de expresión, de asociación y de reunión son reprimidos o simplemente no existen.

De acuerdo con el informe del WEF, Amnistía Internacional registró graves violaciones a las libertades y los derechos de las personas: más de 122 Estados lastiman la integridad de su población, otros 30 obligan a los refugiados a regresar a sus países aunque se encuentren en peligro y 19 estados más cometen crímenes de guerra en contra de su propia población. Aunque en las últimas décadas, la tendencia ha sido que los países desarrollados y con sociedades inclusivas dediquen mayores esfuerzos en favor de los derechos humanos, en años recientes incluso estos países están registrando graves violaciones a las libertades de las personas.

2. Los defensores de derechos humanos no son los únicos afectados

Aunque las organizaciones de la sociedad civil que se dedican a la defensa de los derechos humanos han sido las más afectadas, las restricciones de muchas libertades civiles ya están perjudicando de forma importante la capacidad de los ciudadanos y activistas, en particular de aquellos que enfrentan las violaciones de las élites políticas y económicas de cada país, para ejercer sus derechos. De acuerdo con el informe de Foro Económico Mundial, las instituciones académicas, filantrópicas y otras entidades humanitarias también son objeto de restricciones en varios países en todo el mundo .

3. La tecnología tiene dos caras

Las redes sociales y los espacios de comunicación digital han ensanchado el espectro por el cual la población de un país puede comprometerse, participar, expresarse y movilizarse en caso de que sus derechos humanos o sus libertades civiles sean vulneradas. No obstante, muchas de estas herramientas tecnológicas están siendo utilizadas para incrementar el control y la vigilancia por parte de estados y gobiernos de todo el mundo sobre sus habitantes. Además, en muchos casos, las autoridades de los países están restringiendo los derechos digitales de las personas, por lo que se limita el sentido de empoderamiento que pretenden garantizar estas nuevas tecnologías , refiere el informe del WEF.

4.La sociedad es la más afectada

La sociedad civil es un actor crítico para la salud social, económica y política de una nación ya que sirve a una multitud de funciones y roles importantes, lo que contribuye significativamente a que vivamos en sociedades más inclusivas, transparentes, igualitarias y sostenibles , explica el WEF. La restricción de las libertades civiles y los derechos humanos de las personas reduce el número de actores dentro de un Estado que promueven la defensa de los derechos humanos y el bienestar común de la sociedad, además de que incrementa la posibilidad de que se generen más violaciones y de que el impacto de éstas sea mucho mayor, lo que conlleva a un crecimiento del malestar social y a una creciente inestabilidad tanto política como económica.

5. Nunca es tarde

Para la organización internacional, aún queda esperanza en lo que respecta a la defensa y la promoción de los derechos humanos. Muchos defensores de derechos humanos y otras instituciones que protegen las libertades civiles de las personas han tenido que retroceder en el marco de su actuar dentro de sus países, pero esto ha motivado que recurran a la solidaridad de la comunidad internacional para que esta incida y proponga soluciones innovadoras para defender las libertades civiles de las personas.

De acuerdo con el WEF, Las empresas comerciales también han comenzado a desempeñar un papel importante en la defensa de los derechos humanos. Estas organizaciones contratan cada vez más a defensores de derechos humanos o a promotores de las libertades civiles para promover entre sus empleados. Hay muchos ejemplos interesantes de empresas que públicamente levantan su voz en contra de los intentos de limitar las actividades de la sociedad civil , explica el Foro Económico Mundial.

[email protected]