El presidente y el secretario de Seguridad Pública mienten de manera sistemática sobre los niveles de violencia en el país. Mientras los datos dicen que ésta se incrementa, ellos sin el menor recato, hablan de que se reduce.

En el primer semestre del 2020 el número de los asesinatos llegó a los 17,982 que es mayor a los del primer semestre del 2019, que fueron 17,653, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Así se convierten en los seis meses más violentos desde que se cuenta con un registro formal, que data de hace 25 años. En promedio son casi 100 asesinatos diarios. En mayo fueron 96.4 y en junio 98.3.

Para dimensionar la gravedad de lo que ocurre, sólo decir que en el primer semestre del 2015 el dato de las víctimas fue 8,818 y que ahora es de más del doble.

El 60% de los crímenes son resultado directo o indirecto del crimen organizado. Que es el mismo nivel de los sexenios pasados.

La estrategia de seguridad del presidente de “abrazos no balazos” no ha ofrecido resultados distintos al de los dos sexenios anteriores.

En los primeros seis meses del año, el feminicidio, que para el presidente no existe, ha aumentado en 7.7 % al registrarse 489 muertes.

Los estados con más casos en el semestre son el Estado de México (63); Veracruz (47); Ciudad de México (37); Puebla (36); Nuevo León (35); y Jalisco (29).

A lo largo de los primeros 18 meses del presente gobierno, en el marco de lo que se supone una nueva estrategia de seguridad, se han asesinado 5,800 mujeres y 1,800 menores.

El número de los asesinatos se incrementó en 11 estados y en seis de ellos (Guanajuato, Chihuahua, Michoacán, Baja California, Estado de México y Jalisco), se concentró la mitad de todos los ocurridos.

De un año a otro los estados donde más creció la violencia son: Zacatecas (57.4%); Michoacán (50.5%); Yucatán (47.3%); Campeche (33.3%).

Le siguen San Luis Potosí (32.9%); Guanajuato (31.8%); Sonora (25.3%); Chihuahua (10.3%); Hidalgo (9.5%); Colima (3.3%); y Durango (1.3%).

El número de los asesinatos decrecieron en Baja California Sur (43.1%); Tlaxcala (38.7%); y en Veracruz, Chiapas, Coahuila y Tabasco se dieron caídas superiores a 20 por ciento.

Los estados con el mayor número de homicidios dolosos por 100,000 habitantes son Colima (46.3); Baja California (37.9); Chihuahua (37.2); Guanajuato (36.8); y Zacatecas (26.6).

Esta semana, a pesar de los resultados, el presidente reiteró que en materia de seguridad no va a cambiar de estrategia y que seguirá llamando a todos a “portarse bien”.

Ante la decisión presidencial de seguir operando una estrategia que ya demostró su fracaso es altamente probable que en el segundo semestre aumente el número de los asesinatos.

Rubén Aguilar

Asesor Político

Convicciones

Licenciado en filosofía, maestro en sociología y doctor en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana (Campus Santa Fe, México). Tiene estudios de comunicación en el ITESO (Guadalajara, Jalisco) y de desarrollo institucional en el INODEP (París, Francia). De 1966 a 1979 estuvo en la Compañía de Jesús.

Lee más de este autor