En México la gran mayoría de la población vive al día y tiene que trabajar muchísimo para llegar a fin de mes con algo de dinero en el bolsillo. Otros están aún peor: endeudados, hipotecando su futuro. Es una realidad muy triste.

¿Por qué entonces pienso que todos podemos construir un patrimonio? Porque creo que todos, si realmente queremos, podemos cambiar nuestra realidad. Pero además porque para lograrlo son necesarios únicamente tres ingredientes: voluntad, tiempo y disciplina.

Me parece que todos podemos juntar, aunque sea, un pesito al día si queremos. Ahí entra la voluntad. Alguna vez me tocó ver, en una comunidad muy pobre, cómo una señora tenía un botecito donde guardaba monedas de vez en cuando, para tener algo en caso de necesitarlo. Para un día lluvioso. Si ella puede, todos podemos. Aquí entra la voluntad y también la disciplina.

Unos cuantos pesos se pueden convertir en buen dinero si se tiene el otro ingrediente fundamental: tiempo para que el dinero crezca en términos reales (arriba de la inflación). El patrimonio se construye a lo largo de muchos años, para que cuando llegue el momento en el que ya no podamos trabajar, tengamos lo suficiente para, al menos, mantener nuestro nivel de vida.

Veamos algunos ejemplos. ¿Qué pasa si logramos juntar, en promedio, unos 10 pesitos al día? Mucha gente se gasta más en transporte. Estoy consciente que para algunos esto puede ser mucho: si es tu caso, empieza con menos. Sin embargo, usaré esta cantidad para construir los ejemplos.

Si podemos invertir esta pequeña cantidad de manera inteligente, a largo plazo, podríamos lograr algo importante. Por ejemplo, hoy los UDIBONOS a 30 años están ofreciendo una tasa de interés real (por arriba de la inflación) del 3.53% que es fija durante todo ese tiempo pase lo que pase. Si empezamos hoy y nuestro horizonte de inversión es mayor, podemos considerarlos. Hay también a 10 años, que pagan una tasa de interés arriba de la inflación que es menor: 2.68% arriba de la inflación. Estos son instrumentos emitidos y garantizados por el Gobierno Federal y están disponibles a través del portal cetesdirecto.com para cualquier mexicano.

Si ponemos esos 10 pesos diarios (3,650 al año) en UDIBONOS con una tasa promedio del 2.68% arriba de la inflación, lograríamos esto. Dado que la tasa es arriba de la inflación, todos los montos que menciono abajo es dinero con el mismo poder adquisitivo de hoy.

  • En 10 años habríamos juntado 42,336.74 pesos.
  • En 20 años tendríamos 97,490.61 pesos.
  • En 30 años lograríamos 169,341.91 pesos.
  • En 40 años sumaríamos 262,945.65 pesos.

Ahora bien, esa tasa de interés es relativamente conservadora y no se mantendrá constante. Es una tasa fija que aplicará para todo el plazo para el dinero que invirtamos hoy. Pero para el dinero que queramos meter el siguiente mes, los nuevos UDIBONOS pagarán una tasa distinta. Cada semana se determina mediante subasta. Hoy es una tasa atractiva, pero seguramente no lo será siempre.

Como tenemos un horizonte de inversión de largo plazo, quizá sea bueno considerar otro tipo de instrumentos que, si bien pueden tener mayor volatilidad en el corto plazo, ofrecen un mejor rendimiento esperado hacia futuro. De esto hablaremos en la segunda parte.

contacto@planeatusfinanzas.com

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com

Lee más de este autor