Cuando Nicolas G. Hayek murió, en el comunicado de prensa del Grupo Swatch (28 de junio del 2010) se dijo que su mayor mérito fue su enorme contribución a la salvación de la industria relojera suiza y la fundación y el desarrollo comercial del Grupo Swatch. La visión extraordinaria del señor Nicolas G. Hayek le permitió desarrollar y asegurar la sostenibilidad de una empresa relojera fuerte con alto valor agregado suizo. Con toda razón es reconocido como un empresario líder en este país .

Él está incluido en el Dictionnaire historique de la Suisse ( www.dhs.ch). En 1996 recibió el doctorado honoris causa de la Universidad de Neuchâtel.

El Grupo Swatch es la compañía relojera más grande del mundo. En el 2010 sus ventas brutas llegaron a un nivel sin precedente (6,440 millones de francos suizos), a pesar de los efectos cambiarios negativos. En su portal (http://www.swatchgroup.com/) se anuncian muchas marcas, además de Swatch: Breguet, Blancpain, Glashütte Original, Omega, Longines, Rado, Tissot, CK, Balmain, Certina, Mido, Hamilton, etcétera.

El 15 de mayo pasado, en el periódico Reforma se publicó un artículo (de The New York Times) acerca de esa empresa suiza, donde se cuenta: A principios de los 80, Nicolas Hayek, entonces consultor administrativo, había sido contratado por varios bancos para cerrar a dos fabricantes en una época en que los relojeros suizos eran aplastados por competidores japoneses menos costosos. En lugar de ello, fusionó y adquirió una participación en las compañías en apuros y revivió a la industria con la introducción del económico reloj Swatch de plástico . Un pie de foto insiste en esto último: Los Swatch salvaron a la industria relojera suiza .

Pierre-Yves Donzé, doctorado en Historia por la Universidad de Neuchâtel y ahora investigador en la Universidad de Osaka, contradice esta última afirmación en un trabajo reciente ( The Comeback of the Swiss Watch Industry on the WorldMarket: a Business History of the Swatch Group (1983-2010) ; http://mpra.ub.uni-muenchen.de/30736/). Este estudio, centrado en el Grupo Swatch, contribuye a la comprensión del renacimiento de la industria relojera suiza desde el final de los años 80.

En 1983, la fusión de dos empresas (SSIH y ASUAG) en el Grupo Swatch fue la principal medida adoptada para enfrentar la competencia japonesa. Administrado desde 1986 por Hayek (1928-2010), este grupo tuvo un gran crecimiento y recuperó su competitividad en el mundo, convirtiéndose en una fuerza motriz para toda la industria relojera suiza.

Este éxito comúnmente es explicado por la propia empresa y por los estudiosos como el resultado del lanzamiento de un nuevo producto (Swatch, un reloj de cuarzo comercializado por primera vez en 1983) y la persistencia de una antigua cultura técnica en Suiza.

Donzé utilizó los informes anuales del Grupo Swatch y analizó la estrategia adoptada desde 1983.

Para él, más que la innovación de un producto, las fuentes principales del renacimiento fueron la racionalización y la globalización del sistema de producción (partes estratégicas en Suiza, traslado de instalaciones productivas a Asia) y una nueva estrategia de mercadotecnia (segmentación de marcas, distribución y venta al menudeo, comunicación, etcétera).

El Grupo Swatch en gran medida estableció su competitividad en la innovación no tecnológica. Los japoneses siguen concediendo gran atención a la innovación de productos.

[email protected]