El Banco de México vuelve a echar un balde de agua fría al optimismo gubernamental en torno al crecimiento económico del país.

Por segunda ocasión consecutiva recorta la expectativa de crecimiento para el cierre de este año 2019. En la segunda revisión trimestral recortó el pronóstico a un rango de entre 0.8 a 1.8 por ciento. En el primer trimestre del año el recorte del banco central dejó el pronóstico en un rango de entre 1.1% y 2.1 por ciento.

Con estos dos recortes consecutivos parece todavía más difícil que el presidente Andrés Manuel López Obrador gane la apuesta con su proyección de una tasa de crecimiento de 2% al cierre del año.

A pesar del nuevo recorte, el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, descarta que la economía mexicana pueda entrar en recesión.

Desaceleración, no recesión

Por el contrario, el instituto central considera que en los siguientes trimestres podría registrarse una recuperación, luego de la desaceleración que se ha venido experimentando.

Hay que poner atención en que el Banco de México coloca en su balance de riesgos las disputas comerciales globales, en particular la de Estados Unidos y China y los retrasos en la ratificación del T-MEC, la posibilidad de un deterioro en la calificación de la deuda de Pemex o en la calificación soberana y mayor certidumbre que afecte la inversión.

En su balance de riesgos Banxico advierte sobre la incertidumbre derivada de factores internos que han afectado a la inversión.

Lo que se puede observar es que aunque el banco central confía en que viene un proceso de recuperación de la economía, continúa alerta frente a los riesgos externos e internos y no deja de observar la delicada situación financiera de Pemex, que pudiera derivar en una degradación crediticia.

Recesión técnica, Moody’s

El director para América Latina de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, asegura que la economía mexicana está en recesión técnica.

El especialista se basa en la información del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE) que revela que la economía se contrajo 0.2% en el cuarto trimestre del 2018 y 0.1% en el primer trimestre del 2019.

A tasas anualizadas la contracción de la actividad económica fue de 0.95% en el cuarto trimestre del 2018 y de 0.28% en el primer trimestre del 2019.

La producción industrial ajustada por estacionalidad presenta dos trimestres de contracción: 1.7% en el último trimestre del 2018 y 0.2% en el primero del 2019, a tasas trimestrales.

Coutiño considera que los datos reflejan una recesión técnica.

FMI-AMLO, cero chispazos

Ni una sola chispa salió de la reunión que sostuvo el presidente López Obrador con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Por el contrario, la foto los deja ver muy tranquilos y sonrientes. Qué bueno que no hubo rispideces, porque hay que recordar que el nuevo gobierno mexicano tendrá que definir antes de que concluya el año —por allá del mes de noviembre— si mantiene o no la línea de crédito contingente por 74,000 millones de dólares que le extiende el organismo financiero multilateral.

El gobierno de la Cuarta Transformación, hay que decirlo y reconocerlo, ha mantenido la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica y en consecuencia no tendría absolutamente ningún problema para mantener vigente la línea de crédito del FMI.

Hay que recordar que el presidente de la República ha criticado a los gobiernos anteriores por seguir las “recetas” que nos imponen desde el exterior y en la reciente presentación del Plan Nacional de Desarrollo dijo que es la primera vez que no siguen las “recetas” externas.

Lo cierto es que la línea de crédito contingente del FMI es un respaldo que extiende el organismo financiero multilateral a México por la confianza que han generado las políticas económicas de los últimos años y que se mantienen a la fecha.

Lagarde escribió en su cuenta de Twitter que felicitó al mandatario mexicano por la búsqueda de políticas fiscales prudentes y su enfoque en impulsar el crecimiento inclusivo y reducir la pobreza y la corrupción.

ATISBOS

ESCUDO.- Tremendo escudo morenista tienen los titulares de Hacienda, Carlos Urzúa, la super oficial mayor Raquel Buenrostro y el secretario de Salud, Jorge Alcocer, en el Congreso.

Llama la atención que la mayoría del partido en el poder volvió a rechazar, por tercera ocasión consecutiva, su comparecencia para explicar los recortes presupuestales, que para muchos son el origen de la crisis que registra el sector salud.

La oposición presentó un nuevo punto de acuerdo, con el que pidió también la comparecencia de los funcionarios gubernamentales además de los titulares del IMSS y del ISSSTE, Zoé Robledo y Luis Antonio Ramírez. Sin embargo, diputados y senadores de Morena votaron en contra de aceptar la propuesta de urgente resolución.

El punto de acuerdo pide a Hacienda no afectar la asignación presupuestal del 2019 para institutos, hospitales, centros de alta especialidad y programas especiales del sector salud y la suspensión inmediata de medidas administrativas que afecten la integridad, ejecución, destino y transparencia de los recursos.

No afectar la asignación presupuestal para institutos, hospitales, centros de alta especialidad y programas especiales del sector salud, dispuesta en el PEF 2019.

Suspender de manera inmediata la implementación de medidas administrativas que afecten la integridad, ejecución, destino y transparencia de dichos recursos.

Establecer mecanismos de compensación y transferencia de recursos fiscales para solventar las necesidades presupuestales completas de dichos organismos, entre otras cosas.

En medio de la crisis de salud, los legisladores morenistas consideran que este punto de acuerdo no es de urgente resolución.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.