La producción de café cereza en México en los últimos 10 años ha decrecido debido principalmente a la disminución de la superficie cosechada y las afectaciones de la roya. Sin embargo, en los últimos dos ciclos se han visto mejoras en el nivel de producción con un crecimiento de 1.8 % en el ciclo 2016/2017 y 2 % en el ciclo 2017/2018, respecto al ciclo anterior

En el ciclo 2017/2018 se tuvo una producción de 859,992 toneladas (ton) de café cereza en una superficie de 629,799 hectáreas (has). De la producción de café, 90% se concentra en cuatro estados, Chiapas es el mayor productor, seguido por Veracruz, Puebla y Oaxaca.

Datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera, el promedio de producción nacional es de 1.37 ton por ha, sobresaliendo el estado de Puebla, con 2.54 ton por ha, mientras que Veracruz y Chiapas en promedio producen 1.62 y 1,54 ton por ha, respectivamente.

Con la finalidad de desarrollar nuevas oportunidades de negocio para los productores de café, con un enfoque de redes de valor, FIRA, entidad de fomento originada en el Banco de México para financiar el sector agroalimentario y el medio rural, ha implementado Programas de Desarrollo de Proveedores (PDP) para integrar a los productores con empresas tractoras, propiciando que sean más competitivos y mejoren los procesos de abastecimiento a la industria.

El PDP de café busca que los productores obtengan un café diferenciado, con certificados de alta calidad, sustentable, comercio justo, revirtiendo la problemática de la disminución de los precios, ya que el café de especialidad se paga con un sobreprecio en el mercado, además de mejorar las condiciones ambientales donde se cultiva.

El esquema de PDP de café se basa en un diagnóstico del entorno y de las empresas participantes para realizar una propuesta de valor y ejecutar un programa de trabajo. Contempla la mejora en el tema tecnológico y financiero, identificando áreas de oportunidad para mejorar la rentabilidad del cultivo, en donde FIRA participa activamente con garantías, crédito y apoyos de fomento tecnológico.

En el aspecto tecnológico, se han diseñado paquetes tecnológicos de acuerdo con la región, renovando plantaciones con variedades tolerantes a la roya, con una densidad de 3,000 plantas por ha, dando como resultado cosechas de más de 5 ton/ha en el tercer año e incrementándose en años posteriores. La asistencia técnica, coordinada por un consultor especializado, es indispensable para el seguimiento del plan de trabajo a nivel de cada productor.

En lo financiero, se han diseñado esquemas de crédito para la renovación de plantaciones, haciendo uso de instrumentos como el Fondo Nacional de Garantías, Fonaga, que busca inducir el financiamiento a pequeños productores. Adicionalmente, se tienen programas especiales para el café donde el productor no paga capital ni intereses en la etapa preproductiva, difiriéndose hasta que se estabilice la producción, con plazos de cinco a siete años.

La participación de FIRA en el esquema, contribuye a mejorar la rentabilidad del cultivo. El reto es extender este esquemas a un mayor número de productores para que el beneficio pueda verse reflejado a nivel nacional y represente una fuente de ingresos suficiente para mejorar el nivel de vida de los cafeticultores.

*Josué Germán Herrera Guerrero es especialista de FIRA en la Subdirección Regional de Promoción en el Sur. La opinión del autor no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]