El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) solicitó para 2020 un presupuesto de 1,730 millones de pesos. Este monto es 15.33% superior a los 1,500 millones de pesos (mdp) que recibió en 2019, después de que la Cámara de Diputados le recortara 280 mdp por “austeridad”. El hecho de que el IFT logre un mejor presupuesto es un reconocimiento a las telecomunicaciones como factor de desarrollo económico. También es un premio por haber aprobado en sólo 23 días la concesión única de uso público para la nueva empresa CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, que demandará mayor trabajo por parte del IFT. Pero, ¿cómo se repartirá ese dinero?

Para 2020, el área del IFT que más presupuesto demandará será la Unidad de Administración, que programó recursos por 309.3 mdp, o sea, 17.87% del total del monto del regulador. La segunda área más “cara” es la Unidad de Cumplimiento (encargada, entre otras funciones, de supervisar la regulación asimétrica, imponer sanciones, verificar que se realicen los pagos por concepto de derechos…), que pidió un presupuesto de 283.4 mdp o 16.38% del total. Estas dos unidades absorben poco más de una tercera parte (34.25%) de los dineros del IFT para el siguiente año.

Si añadimos la tercera área del regulador con presupuesto más sustancioso, la Coordinación General de Planeación Estratégica, que demanda 120.1 mdp, más la Unidad de Concesiones y Servicios por 116.8 mdp, estas cuatro entidades juntas concentran casi la mitad (48%) del presupuesto total del IFT.

Otras áreas interesantes son el Pleno del IFT, que requerirá 112.5 mdp para 2020, en tanto que la Presidencia del IFT solicitó 22.2 mdp para sus actividades. El Centro de Estudios del regulador demandará 42.2 mdp, mientras que la Coordinación General de Comunicación Social requerirá 79.1 mdp. Esta última entidad tendrá un presupuesto para difusión de mensajes sobre programas y actividades del IFT de 57.1 mdp, más 1.3 mdp para servicios relacionados con monitoreo de información en medios masivos.

De septiembre de 2013 (cuando se instaló el IFT) hasta el presupuesto programado para 2020, el regulador de las telecomunicaciones y la radiodifusión en México ha requerido 13 mil 481.6 millones de pesos. Esta cifra contrasta con el monto ejercido por la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones en el periodo 2009-2013, que fue de 3,405 mdp.

Por otra parte, los sueldos base de los siete comisionados del Pleno para 2020 serán de 12.6 mdp (un promedio de un millón 813 mil pesos anuales por comisionado) más aguinaldos por 7.7 mdp. Los servicios de lavandería, limpieza e higiene para el Pleno corresponderán a 1.1 mdp. Sus viáticos en el extranjero serán por un millón 220 mil pesos y sus pasajes aéreos alcanzarán 867 mil pesos.

Otras áreas importantes son la Unidad de Política Regulatoria (107.3 mdp), la de Espectro Radioeléctrico (86.4 mdp), la de Medios y Contenidos Audiovisuales (70.4 mdp), la autoridad Investigadora (69 mdp), la Unidad de Competencia Económica (62.9 mdp) y la Coordinación General de Política del Usuario (54.6 mdp).

El IFT consumirá agua por un millón de pesos y servicios de telefonía celular por 2.3 mdp en 2020. Contratará estudios e investigaciones para la Coordinación General de Mejora Regulatoria y las unidades de Competencia Económica, Espectro Radioeléctrico y Medios y Contenidos Audiovisuales por 17.5 mdp. El IFT erogará más de 12.1 millones de pesos en “información en medios masivos derivada de la operación y administración de las dependencias y entidades”, siendo el Pleno del IFT el que realizará el mayor gasto en fuentes y síntesis informativas equivalentes a 8.5 mdp por ese concepto.

El monto específico más abultado corresponde a 90 mdp para servicios estadísticos y geográficos de la Coordinación General de Planeación Estratégica. El total de pasajes aéreos nacionales e internacionales será por 6.9 mdp y la totalidad de viáticos por 12.2 mdp. El servicio de energía eléctrica demandará 9.6 mdp. Mientras que todos los servicios de informática exigirán 61.7 mdp y los de lavandería, limpieza e higiene 19.5 mdp.

Es un presupuesto adecuado para sostener la operación y el gasto corriente del IFT. Pero se extrañan programas que contribuyan al fortalecimiento, digitalización, modernización y adopción de nuevas tecnologías por parte de los medios públicos, para el cierre de la brecha digital o la conectividad rural. Reguladores como Ofcom en Reino Unido o la FCC en Estados Unidos sí los contemplan a través de fondos específicos. Valdría la pena que el IFT se asumiera no sólo como un supervisor del sector sino también como un promotor.

Apostilla. El 25 de septiembre de 2015 los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). A cuatro años de esa iniciativa, ¿cuál fue la contribución de México con los 17 ODS de las Naciones Unidas a través del uso de las TIC?

Twitter: @beltmondi

Jorge Bravo

Analista de medios y telecomunicaciones y académico de la UNAM

En comunicación

Estudio los medios de comunicación, nuevas tecnologías, telecomunicaciones, comunicación política y periodismo. Autor del libro El presidencialismo mediático. Medios y poder durante el gobierno de Vicente