Lo primero que tengo que decirle es que si ya está comprando fondos de inversión ha dado el primer gran paso hacia el mundo de las inversiones y de la cultura financiera.

Si éste es el caso, ¡felicidades! Si no lo es, ¿qué está esperando?

INTERESES

Acceso a rendimientos reales. Así es, rendimiento real equivale a ganarle a la inflación. Eso en México corresponde a obtener más de 4.0 por ciento. Actualmente, eso no se logra ni siquiera con las cuentas relacionadas o indizadas al Certificado de la Tesorería de la Federación (Cete) de 28 días. Hoy esto lo puedo obtener invirtiendo en fondos de deuda de mediano y largo plazo o bien, con una combinación de estos dos y, mejor aún, a un plazo más largo si lo diversifica con fondos de renta variable.

VARIEDAD

Acceso a todo tipo y dimensión de inversionistas. Ésta es quizá la mayor ventaja de todas. A partir de 10,000 pesos usted tiene acceso a más de 500 fondos de inversión.

En este universo existen todo tipo de opciones y para todos los gustos. Mi recomendación es que por lo menos conforme un portafolio con tres o cuatro tipos diferentes de fondos. Le diré por qué.

TRANSPARENCIA

Los fondos son cajas de cristal. Éstos, además de ser vigilados, supervisados y apegados a su prospecto de inversión, tienen que ser calificados y valuados por terceros o sea, los fiscaliza y regula la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y los califica (valga la redundancia) una calificadora; de la misma manera, una valuadora proporciona los precios reales de la deuda que tiene el fondo en cuestión. Usted tiene la certeza de que todo lo que conforma su fondo es observado por varios ojos.

DIVERSIFICACIÓN

Los fondos permiten una inversión diversificada y razonada. Se invierte en diferentes papeles, títulos, plazos y hasta monedas. En una inversión usted no debe poner todos los huevos en la misma canasta .

Le decía en el párrafo anterior que elija tres o cuatro alternativas porque, para mí, lo mejor es que un portafolio contenga: una parte en liquidez –lo más pequeña posible-, otra en deuda de largo plazo, una más de deuda en dólares y también renta variable. En la sección de renta variable, elegiría un fondo indizado a la Bolsa Mexicana Valores y otro a la de Estados Unidos, por lo menos.

CONCLUSIÓN

Como ve, son muchas las ventajas y bondades de los fondos. No estar en ellos es un error. Lo único que falta por recomendar es que elija un buen asesor financiero, quien sepa recomendarle qué hacer en cada caso, etapa de la vida y objetivo que se tenga. Esto es vital: invertir bien tiene mucho que ver con ser más agresivo en la etapa de juventud y cuando se es más productivo; asimismo se debe tender a ser más bien conservadores conforme se acerque el retiro.

Recuerde: de la comparación sale una buena decisión, no se case con el primero que se le presente, tener un buen asesor es fundamental.

*Juan Musi, director general de Somoza Finamex Inversiones.

[email protected]