Sin contemplaciones, el equipo de Luis Videgaray actuó contra Amado Yáñez Osuna al arranque del sexenio peñista. La reforma energética abría expectativas a inversionistas nacionales y extranjeros, pero había obstáculos para su pleno ingreso; uno de ellos era Oceanografía.

La fallida adquisición de una flota para Pemex es otra historia. El SAT, que entonces encabezaba Aristóteles Núñez, aportaría a la PGR información suficiente para acusar al naviero campechano por defraudación fiscal y lavado de dinero.

Entre el cúmulo de bienes embargados a Yáñez Osuna estaban los Gallos Blancos de Quéretaro. A finales del 2013, el entonces director del Servicio de Enajenación de Bienes, Héctor Orozco Fernández, buscó asesoría especializada, ante la inédita tarea en ciernes: valuar y eventualmente liquidar la franquicia de un club afiliado a la Liga Mx del futbol profesional.

Orozco Fernández había llegado al SAT en el sexenio foxista, después de una larga carrera en la iniciativa privada, pero se consolidó en el SAE cuando Sergio Hidalgo Monroy Portillo estuvo al frente de esa dependencia, designado por el secretario Ernesto Cordero.

Un año antes de dejar el poder, el presidente Felipe Calderón llamó a Monroy Portillo para hacerse cargo del ISSSTE y el entonces titular de Hacienda, José Antonio Meade, mandó a Tuffic Miguel Ortega al SAE.

Los priistas reconocieron a Orozco Fernández. Y en el 2013, cuando le tocó administrar los bienes de Yáñez Osuna, buscó ayuda tras detectar que Alejandro Burillo Azcárraga buscaba tomar el control del equipo queretano.

José Luis Higuera —su excompañero en el IPADE— fue requerido para esa difícil tarea. En el medio financiero había alcanzado cierta notoriedad, luego de haber vendido Pure Leasing, una comercializadora de vehículos pesados, a la familia Madero Bracho. En el 2012 fungía como consejero de Actinver y su primer acercamiento al negocio del futbol ocurrió gracias a Orozco Fernández.

La asesoría de Higuera fue decisiva en la historia de los Gallos Blancos, que no pudo comprar Grupo Pegaso y aunque también había otros interesados, finalmente fue adquirido —sin necesidad de la intervención del SAE— por GEA, de Olegario Vázquez Aldir a mediados del 2014.

Para entonces, Higuera había descifrado las claves del negocio del futbol profesional y ya había contactado al gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, quien había prometido renovar el viejo estadio universitario, sede del equipo local, participante en la liga de ascenso.

El empresario convenció al mandatario priista para construir un nuevo estadio y llevar al plantel a su máximo nivel. Fue entonces cuando buscó a Jorge Vergara y volvió al equipo nayarita cantera de las Chivas de Guadalajara, que entonces dirigía Angélica Fuentes.

Higuera y Fuentes ya eran socios, antes de su incorporación a Omnilife. Los enterados dicen que hay un pasado muy documentado de los lazos financieros de Fuentes e Higuera; ya que el segundo llegó al rebaño sagrado, en primera instancia como director de finanzas; para después despachar como CEO gracias al espaldarazo de Angelísima. Después ampliará su cartera de negocios hacia clínicas oftalmológicas y consultorios dentales.

Cuando Fuentes y Vergara entraron en conflicto, Higuera tomó el control del club de futbol. En estos negocios se distinguía por los altos intereses que cobraba por los préstamos de jugadores y salió de Chivas por la contratación de Oribe Peralta.

Higuera aplicó en Morelos nuevamente las tácticas que implementó en Nayarit. Y logró que la administración estatal, encabezada entonces por el perredista Graco Ramírez Garrido Abreu, le otorgara en comodato el estadio de Zacatepec, casa de Los Cañeros. Ese equipo no logró ascender a la Primera División, pero tuvo su reality show en ESPN.

Con la 4T, el empresario simplemente no pudo seguir. El gobernador Cuauhtémoc Blanco ya no renovó el contrato de comodato y después de meses de intensa búsqueda, Higuera había logrado llevar sus servicios a Michoacán. Su promesa de regresar a Los Monarcas, empero, estaría en grave riesgos.

Efectos secundarios

ADELANTADOS. En vísperas del Buen Fin y el cumplimiento de la promesa de la Cuarta Transformación de adelantar el aguinaldo a la burocracia, ocurre una guerra entre los proveedores de los servicios de vales para la Ciudad de México, que buscan el contrato, de 3,669 millones de pesos. La Secretaría de Finanzas dio a conocer el estudio de mercado, previo a la asignación, que parece tener dedicatoria... para Broxel, firma consentida de la administración mancerista.

En el estudio de marras, se solicita que las concursantes entreguen una carta en que se comprometan a hacer el canje correspondiente a los negocios que se integraron al Mercomuna —el programa emergente de apoyo a la economía familiar implementado por la contingencia sanitaria— y el uso obligatorio de una tinta fluorescente que sólo habría sido utilizada previamente por este consorcio.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.