Desde que, en marzo de 2020, se estableció la fase II de la pandemia en México con su consecuente confinamiento social, el mercado de telecomunicaciones registró un rebalanceo entre redes móviles y fijas, transfiriéndose hacia estas últimas una mayor proporción del trafico de voz, pero sobre todo de datos y, consecuentemente, de los ingresos generados.

Posteriormente, ya en el tercer trimestre de 2020 (3T-2020) tuvo lugar una recuperación parcial, al incrementar la base de usuarios en 3.1 millones para llegar a un total de 124.6 millones de líneas, que derivó en una recuperación en el monto de ingresos 2.5%, respecto al año anterior. No obstante, esta última cifra fue sobre todo impulsada por la venta de equipos, que creció 8.8%. En contraste, los ingresos por la comercialización de servicios de datos, SMS y minutos mantuvieron su racha negativa, al descender -0.7% en su comparativo anual.

OMV al Alza. Adicional a la venta de equipos, la consolidación de los Operadores Móviles Virtuales (OMV) fue plataforma fundamental para la recuperación del mercado. Incrementaron su base de usuarios en 1 millón de líneas en el último año para contabilizar un nivel histórico de 2.8 millones de líneas en operación en el país, para alcanzar una participación de mercado de 2.3% respecto al total de las líneas móviles. En ingresos, los primeros años de este modelo de negocios en México fueron de nulo crecimiento, cuando los OMV buscaban competir directamente con los operadores tradicionales (OT) y colocaban líneas que no generaban ingresos. Sin embargo, con la llegada de los OMV en esta etapa 2.0, en el último año, se registra una fase de expansión tanto de líneas, como de ingresos. Así, durante el 3T-2020, mientras los operadores tradicionales registraron caídas en sus ventas de servicios, los OMV mostraron un crecimiento anual de 26.7 por ciento.

Este desempeño positivo de los OMV 2.0 se origina en su foco de atención a nichos específicos y provisión de valor agregado a los usuarios, a través de su vinculación y complementariedad con productos con los cuales el OT no puede competir. Adicionalmente, cuenta con ofertas disruptivas en servicios de navegación, mensajería y llamadas, de manera ilimitada, como es el caso de izzi Móvil. Este modelo de negocios dista de competir de forma frontal con el OT. En el mercado mexicano se encuentran compitiendo OMVs de Tiendas de Conveniencia (OXXO Cel), Supermercados (BAIT, Soriana Móvil), Operadores de TV de Paga (izzi Móvil, Mega Móvil, FreedomPop), Tiendas Departamentales (OUI) e incluso, influencers (PilloFon), muchos de ellos habilitados por Altán Redes.

Prospectiva para los OMV. El panorama para los OMV en próximos periodos es de crecimiento acelerado, en un segmento de la industria de telecomunicaciones que se demuestra fértil no sólo para la creación de mercado (market creation), sino para su diversificación competitiva (market diversion). Las verticales a explorar son amplias, aún falta por conocer cuál podría ser el diferenciador para ofrecer por parte de gasolineras, farmacias, equipos de fútbol, universidades, cines, entre otros futuros jugadores.

epiedras@the-ciu.net

Ernesto Piedras

Director General de The Competitive Intelligence Unit

Inteligencia Competitiva

Lee más de este autor