Como se explicó en la primera parte de esta colaboración, en México la superficie cosechada de nogal pecanero se localiza en el norte del país. En su gran mayoría, se trata de áreas de riego por gravedad y bombeo y, en pequeñas superficies, de temporal.

Chihuahua es el principal productor del país, concentra 61 % del volumen nacional. Otros estados relevantes son Sonora con 14%, Coahuila con 13%, Durango con 6% y Nuevo León con 2 por ciento (SIAP-Sagarpa).

Los precios de la nuez durante los últimos años han incentivado el establecimiento de nuevas plantaciones en Chihuahua, lo que la posiciona como el cuarto cultivo más importante a nivel estatal en cuanto a su valor de producción, sólo detrás del algodón, el maíz y la manzana. Esta actividad también es generadora de divisas para el país y una fuente importante de empleo, ya que se considera que genera alrededor de 5,000 empleos directos y 1,000 indirectos.

Esta red de valor representa retos importantes de organización de productores, considerando la atomización de la superficie plantada, pues se estima que 80% de los productores cuenta con superficies establecidas de entre 1 a 10 hectáreas; 15% de 10 a 40 hectáreas, y sólo 5% con más de 40 hectáreas. Existe, por otro lado, una relación estrecha entre el tamaño de los predios y los niveles de producción y tecnificación en las diferentes regiones nogaleras del estado.

De igual forma, esta red representa oportunidades de mejora que merecen atención para elevar la productividad y rentabilidad de la actividad y así beneficiar a los productores de la región, entre las que se puede mencionar:

Instrumentar en la producción primaria técnicas agronómicas, de control de plagas y enfermedades en algunas zonas del estado, así como de tecnificación de riego, debido a la baja disponibilidad de agua, que limita la producción y el crecimiento de la superficie plantada, pero con criterios para reducir costos de producción.

De igual manera, se debe incorporar asistencia técnica y capacitación para un uso eficiente de los medios productivos que permitan demostrar, en la gran mayoría de los casos, el potencial de producción de la nuez en la región nogalera de Chihuahua que, se estima, es de 3 ton/ha, contra el promedio estatal actual que es aproximado a 1.5 ton/ha.

Asimismo, es necesario implementar estrategias que permitan aportar valor agregado al producto a través de su industrialización e incrementar el mayor número de productores posibles en los diferentes eslabones de la red, así como mejorar los procesos de poscosecha y refrigeración para alcanzar niveles de calidad y cantidad que permitan competir y defender la venta en el mercado.

Dentro de las estrategias de FIRA se tiene considerado aplicar la metodología de mapear esta red de valor, que es de trascendental importancia económica y social para el estado, así como definir las acciones prioritarias y específicas que permitan llevarla paso a paso al desarrollo de su potencial, con sustentabilidad, en beneficio de todos los actores que participan de manera incluyente. De este modo, con poco ruido, en un futuro... muchas nueces.

*Martín García Aguilera es especialista en la Residencia Estatal Chihuahua en FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de la institución.

[email protected]