Es probable que reciba la confirmación de un partido de temporada regular, después de un largo e injusto camino.

El aficionado no siempre es lo más importante en la industria del entretenimiento deportivo cuando de dinero se trata. México es una prueba de ello. Los aficionados de la NFL en nuestro país -que año con año siguen religiosamente el campeonato- son los más apasionados que puede tener la Liga en el mundo. Incluso algunos directivos de las oficinas en México han comentado que en Estados Unidos se sorprenden de la capacidad de pasión que puede tener un seguidor de aquí, que es igual o superior a la de los estadounidenses.

La NFL está maravillada con México... pero no lo suficiente para que haya regresado a jugar un partido de temporada regular. En algunos días se hará oficial que una vez más la Liga de futbol americano del mundo estará en nuestro país. Pero también es verdad que el peso es menos poderoso que la libra, que no tenemos un estadio como Wembley, que no generamos un negocio como el de Europa (o al menos no lo han puesto a prueba) y que se ha creado una imagen fuera del país (con cierta razón) sobre la violencia que hay. Pero jamás han sido prioridad para la Liga estadounidense los aficionados ávidos y apasionados que hay en México para decir: sí, es tiempo de ir porque es donde más nos quieren (ya sé, ya sé, esto es de business).

Hay que acotar que la NFL es un negocio: deportivo y de entretenimiento, luego entonces, la prioridad es saber dónde hay más plata. Un ejemplo: si mantenemos los precios de boletos promedio de la Liga en caso de su llegada al Estadio Azteca, lo que se obtendría sería entre 10 y 12 millones de dólares. En Wembley, Inglaterra, la ganancia en taquilla asciende a casi 48 millones de dólares anualmente. Es evidente dónde está el capital. ¿Pero realmente todo debe ser acerca de dónde gano más? ¿Siempre tiene que ser así?

Un punto importante es que para este año la expectativa de la Liga es tener al menos 12 millones de aficionados en nuestro país, una cuarta parte de toda la población de Inglaterra, e inclusive los británicos ni siquiera figuran entre los cinco principales mercados de fans que tiene el campeonato. Entonces puede ser posible que la llegada de la NFL a México sea una buena opción de negocio por el total de fans que hay.

Arturo Olivé, director de la NFL México, trabaja con un presupuesto pequeño y ha logrado crecer el número de aficionados, pero además ya está creando a los nuevos fanáticos con programas como Tochito NFL. Ha cimentado el negocio gracias al incremento y consolidación de los derechos de televisión en las señales abiertas y privadas, además de la expansión con la tienda de Internet y departamentales de diferente tipo como Liverpool o Superama. Pero nada de todo esto había sido suficiente para que la NFL (con todas sus exigencias, en ocasiones exageradas) decidiera retornar a nuestro país.

Incluso es increíble cómo la Liga estadounidense ya piensa llevar un partido a Brasil o Alemania, mercados donde puede recaudar más dinero que en México, pero que JAMÁS podrán igualar la pasión que existe en nuestro país. Pero eso no importa cuando de negocios se trata.

No hay nada que reclamarme a la oficina de la NFL México, al contrario, han hecho maravillas. Inclusive las alianzas que ha logrado (específicamente con el gobierno de la capital) serán determinantes para que se firme un contrato de entre tres a cinco años y que sea un espectáculo permanente los meses de noviembre entre el 2016 y el 2020.

Pero nada de eso quita que la NFL ha desdeñado (con supuestas exigencias de más alta calidad) a nuestra afición. No le ha interesado la cantidad de personas que le profesan amor. Han decido irse con la propuesta más atractiva (el dinero) que por los sentimientos (México). Recuerdo que en la película La Verdad Oculta (que trató de censurar la NFL) uno de los médicos de la NFL le dice a Will Smith que debe entender que éste es un gran negocio que entretiene a todo Estados Unidos . Eso es una verdad a medias, porque aquí, en nuestro país, los fans (los verdaderos y no los de clóset) son un modelo ideal de cómo debe ser un aficionado en todos los sentidos para la Liga.

En México hay más seguidores de la NFL que toda la población de Grecia, Portugal y otros 170 países, pero podría no ser suficiente para que la Liga de un sí definitivo. Es triste, ¿no cree?