Parece un capítulo más de la guerra entre la industria farmacéutica transnacional y la industria farmacéutica nacional.

Y lo es, pero al mismo tiempo, también se trata de un fuerte golpe, aunque soterrado, al gobierno de la cuarta transformación, enemigo acérrimo del neoliberalismo.

En el colmo de la paradoja, podría ser aprobada la legislación más neoliberal del mundo.

La batalla está en el ámbito legislativo y con el pretexto de la inminente entrada en vigor del T-MEC podría aprobarse, en calidad de “bola rápida”, una de las iniciativas que más daño haría a los bolsillos de los mexicanos.

Se trata de una iniciativa de ley que prolongaría, informal pero legalmente, la protección de las patentes, hasta ahora con un plazo de 20 años.

Como en las competencias más reñidas, en el proceso legislativo, ayer 28 de junio, se registró una rápida reacción por parte del equipo de la 4T. El coordinador de la bancada de Morena, Ricardo Monreal, y el presidente de la Comisión de Salud, Miguel Ángel Navarro, pudieron hacer las modificaciones para eliminar los plazos de tres y ocho años previstos como parte de la Cláusula Bolar.

¡Peeero!, en el dictámen, de acuerdo con los industriales farmacéuticos nacionales prevalecen riesgos burocráticos que podrían impedir la liberación de medicamentos de patente para su fabricación como genéricos.

La iniciativa original, enarbolada por el panista Gustavo Madero representaba un poderoso misil que de ser disparado con toda su potencia —es decir en su versión original— debilitaría a la industria nacional integrada por cerca de 60 laboratorios mexicanos con más de 90 plantas y 60,000 empleados altamente calificados.Retrasaría el momento en el que los laboratorios nacionales pueden realizar investigaciones y prepararse para fabricar medicamentos genéricos una vez vencida la protección de los medicamentos de patente.

Se puso sobre la mesa un peligroso coctel de propuestas para modificar la ley que beneficiaría como en ningún otro país del mundo a la industria farmacéutica trasnacional.

La combinación perfecta para retrasar o bloquear la entrada de medicamentos genéricos, prevista en la iniciativa de Madero y el IMPI,  son: 1.- La Cláusula Bolar, 2.- El Esquema de Vinculación (Linkage) y 3.- El Certificado de Protección.

1.- La Cláusula Bolar pone limitaciones para hacer investigacion y desarrollo tomando como base una patente aun cuando, durante la vigencia de la misma, no se vaya a explotar comercialmente

2.- El Esquema de Vinculación que se propone deja abierto para que no se den registros sanitarios si existe alguna posibilidad de que se invada una patente.

En Europa no se aplica y en EUA la limita a que se den detalles de la patente que puede ser violada, en caso de que se demuestre que se bloqueó indebidamente una patente tendrán que pagar daños y perjuicios.

3.- El Certificado de Protección que alarga la vigencia de la patente en caso de que el IMPI retrase, por su culpa, puede aumentarse por cinco años.

Con esto se pretende en México dar facilidades que no se dan en ningún lugar del mundo.

Dicen los farmacéuticos nacionales, agremiados en la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), dirigida por Juan de Villafranca que esto, de aprobarse, convertiría a la ley mexicana en materia de Propiedad Industrial, en la legislación más neoliberal de todo el mundo.

Los industriales mexicanos acusan que ni siquiera fueron consultados, y que la iniciativa de ley fue revisada solo por el IMPI, encabezado por Juan Lozano Tovar, la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores y la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica  (AMIIF) que representa los intereses de la industria farmacéutica transnacional, mejor conocida como industria innovadora. Por lo pronto el dictamen se modificó, hoy se publica en la gaceta y probablemente hoy se vote. Veremos de qué cuero salen más correas.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.