Las contrataciones hechas por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) han dado mucho de qué hablar durante los últimos días, debido a las múltiples irregularidades en que funcionarios las llevan a cabo. Aunque la Secretaría de la Función Pública (SFP), de Arely Gómez, recomienda enfáticamente “no utilizar el procedimiento de adjudicación directa”, debido a que inhibe la competencia y favorece las asignaciones discrecionales, el instituto dirigido por Lidia Camacho, utilizó esta modalidad para entregar el suministro de piso laminado a la empresa GERLIM SA de CV. Fue justo el pasado 8 de febrero cuando la directora general de Recursos Materiales y Servicios Generales, Norma Kim, realizó la entrega del contrato a la citada empresa, a pesar de que de acuerdo con Compranet su experiencia se circunscribe a que sólo tiene registrado un contrato con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo.

Esta inexperiencia ahora le está costando al INBAL esperar para poder tener el servicio, pues me cuentan que a más de un mes de iniciado el contrato, en los centros de trabajo no hay ni rastro de la maquinaria necesaria para la prestación del mismo, además de que únicamente se ha presentado 65% del personal requerido. Pero no los culpamos, pues se sabe que los trabajadores no han sido afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a pesar de que es un requisito obligado por ley. Ante esto, valdría la pena que tanto la SFP como el IMSS, de Tuffic Miguel Ortega, voltearan a ver y sancionaran estas prácticas que a todas luces van en detrimento de la competencia, los trabajadores y el gasto público, pues pese a la deficiencias, GERLIM recibirá 2.5 millones de pesos más IVA.

Fraude alto

Nos enteramos de que el juez séptimo de Distrito en Materia Civil en la Ciudad de México, Concepción Martín Argumosa, ha designado como interventor del concurso mercantil de las empresas Automatización de Servicios Productivos y Genera Destino de Salvador Abascal Álvarez y Luis López Panadero, a Francisco Javier Hernández Valdivia, quien fue nada más y nada menos que el director de finanzas de estos dos personajes, lo que tiene muy enojados a los acreedores porque, dicen, lo único que va a suceder es que todo va a terminar en un fraude perfecto, porque nunca dará celeridad a sus juicios para recuperar su dinero. Le daremos seguimiento a esta información.

Lala, mal

Nos dimos cuenta de que hay gran preocupación entre los ejecutivos de la compañía Lala que dirige Eduardo Tricio Haro, ya que sus inversiones en Estados Unidos no están dando los resultados que esperaban, por lo que las cuentas que entregarán no son las que las inversionistas esperan, lo cual se ha visto reflejado en sus acciones. Sus títulos han perdido más de 45% desde su máximo histórico de inicios del 2016, por lo que el pronóstico es que podrían cerrar el 2018 en 24.48 pesos, una baja potencial de alrededor de 6.0 por ciento. Además, nos informan de que los malos no sólo serán en la Unión Americana, habrá que estar atentos a sus informes financieros.

Voz en off

Por demás grave que el fondo de pensiones de los trabajadores del Estado mexicano haya inyectado más de 20 millones de dólares en la constructora ICA cuando la empresa se dirigía a la insolvencia, inversión que, dicen, ahora será borrada por un plan de reestructuración. Deberá de investigarse, en PensionIssste, quién autorizó esta operación y bajo qué interés, esto que pertenece a los trabajadores y maneja cerca de 195,000 millones de pesos de jubilaciones de trabajadores...

Julio Pilotzi

Columnista de Negocios

Split Financiero

Periodista con 20 años de experiencia en los medios de comunicación. Colabora actualmente en el Noticiero En los Tiempos de la Radio de Óscar Mario Beteta.