El sector industrial mexicano, el cual mostraba una desaceleración desde finales de 2018, registra importantes impactos derivados de la afectación sanitaria del Covid-19

En ese sentido, estimamos que las emisoras que conforman dicho sector presentarán las mayores afectaciones durante la próxima temporada de reportes al segundo trimestre del año.

El conglomerado Alfa publicó sus resultados al final de la jornada del 16 de julio, como esperábamos, se enfrentó a un trimestre sumamente complejo impactado por el desfavorable desempeño de todas sus subsidiarias.

En ese sentido, los ingresos del conglomerado retrocedieron en 28.6%, mientras que el EBITDA descendió en 61.2 por ciento.

Por subsidiaria, la petroquímica Alpek enfrentó un entorno de deprimidos precios de materias primas, y aunque el segmento de Poliéster mostró sólidos volúmenes de venta no fue capaz de contrarrestar las caídas de doble dígito en sus principales indicadores financieros.

Nemak, encargada de proveer soluciones de aligeramiento para la industria automotriz, fue la subsidiaria que presentó las mayores afectaciones debido al cierre de la mayoría de sus plantas armadoras por las medidas de confinamiento, así como a la profunda y generalizada caída en la producción vehicular.

A pesar de los esfuerzos por contener costos y gastos, la emisora registró importantes retrocesos en sus resultados. Los ingresos sumaron 403 millones de dólares, mientras que el EBITDA registró un valor negativo de 37 millones de dólares, lo que generó pronunciadas variaciones anuales de -60.1% y -121.3%, respectivamente.

Orbia, empresa que se compone de tres importantes grupos de negocio: Vestolit (soluciones de polímeros), Fluent (irrigación, comunicación de datos, construcción e infraestructura) y Koura (flúor) no estará exenta de la desafiante coyuntura económica.

Vestolit, registraría al 2020-II cifras débiles que serán reflejo de dos factores asociados a la actual pandemia: debido a la contracción generalizada en la demanda de productos, el PVC ha visto caer su precio, afectando los ingresos de esta división; segundo, se ha presentado escasez en el mercado del etano debido a que los precios del petróleo tocaron niveles tan bajos que dejó de ser rentable su producción, lo que elevó el precio del etano afectando por otro canal los resultados de esta división.

Fluent, presentaría resultados mixtos ya que, por un lado, Dura-line y Netafim otorgarían un ligero soporte a los resultados, por otro, Wavin restará dinamismo a dicha división.

Respecto a Koura, el ambiente retador continuará derivado de las crecientes importaciones ilegales de gases refrigerantes en la Unión Europea, además de la contracción generalizada de la demanda de sus productos que responde a la crisis del coronavirus.

Debido a lo anterior, pronosticamos que la empresa registraría durante el 2020-II, ingresos consolidados por 1,485 millones de dólares mientras que el EBITDA sumaría 276 millones de dólares, con lo que presentaría variaciones anuales de -19% y -26%, respectivamente.

Por otro lado, Grupo Rotoplas, compañía enfocada en ofrecer soluciones de agua, también resentirá los efectos de la actual pandemia, ya que, a pesar de poder continuar con sus operaciones en la mayoría de las plantas por considerarse dentro del giro de actividades esenciales, la importante contracción en la demanda global restaría dinamismo a sus próximos resultados, principalmente en las regiones de América Latina donde la compañía opera y que mermará el favorable desempeño de su canal de ventas de e-commerce en Estados Unidos.

Con base en nuestro análisis, pronosticamos para el próximo periodo, ingresos que ascenderían a 1,842 millones de pesos, mientras que el EBITDA se posicionaría en 281 millones de pesos, lo anterior implicaría variaciones anuales de -7.7% y -6.6%, respectivamente. Por su parte, el margen EBITDA se posicionaría en 15.3%, un ligero incremento de 20 pb respecto al mismo periodo del año anterior.

Si bien dichos retrocesos resultan negativos, consideramos que serán menos pronunciados comparados con los de la industria, lo que es reflejo de la resiliencia de sus productos y eficiencias operativas.

Finalmente, un factor determinante para afrontar la compleja situación es el nivel de apalancamiento de las emisoras, en ese sentido, es importante mencionar que ninguna de las empresas listadas posee un nivel de deuda que represente un riesgo en el corto plazo, la razón de Deuda Neta a EBITDA de la mayoría de ellas ronda las 2 veces (x), nivel que consideramos adecuado dentro de la industria.

El sector industrial en México, como se mencionó, se encuentra enfrentando los efectos de la crisis sanitaria y, debido que aún se vislumbra mucha incertidumbre y los efectos de la actual pandemia aún son desconocidos, esperamos que la debilidad en este sector económico se prolongue durante el resto del año, con graduales y ligeras recuperaciones a partir del próximo.

No obstante, la estructura financiera, diversificación de productos y regiones, además de la dolarización en ingresos de algunas emisoras, las convierten en un interesante punto de inversión que no hay que descartar.