La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la Cepal, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas, podría ser ese ejemplo del florero que dice el presidente Andrés Manuel López Obrador que es la ONU, si solo nos quedamos con las declaraciones de su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena.

Y es que resulta que López Obrador no sólo tiene fans en su gabinete, en el Congreso y en los organismos “autónomos”, como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, sino también en estas instancias internacionales.

Y es que la Cepal presentó su Panorama Social de América Latina 2020 que bajo la mirada de Bárcena es un ejemplo de cómo la 4T lo ha hecho requetebién ante la pandemia de la Covid-19.

Algunas citas entrecomilladas de Alicia Bárcena, contra los datos, para ilustrar su nivel de admiración del gobierno actual.

La declaración: “México empezó antes de la pandemia a preocuparse por los pobres”, el hecho: México es de los países con mayor aumento de la pobreza tras la pandemia, de acuerdo con datos de la Cepal.

La declaración: el país tuvo una “agresiva política de reconversión hospitalaria”. El hecho, este mes podríamos llegar a los 200,000 muertos por Covid-19, somos tercer lugar en el mundo en cuanto al número de fallecimientos.

La declaración a propósito de la contrarreforma eléctrica de López Obrador: “es positivo que se fortalezca el sector energético”. El hecho: amparos, pleitos legales, desconfianza, más contaminación.

Y hay muchas más muestras de esa admiración por este gobierno.

Pero mientras la secretaria ejecutiva aplaude a rabiar las acciones de la 4T, el documento: “Panorama Social de América Latina 2020”, muestra lo contrario. Vale concentrarse en las causas, como la poca ayuda que tuvo el gobierno mexicano con su población, porque las consecuencias son ese desmesurado aumento en la pobreza.

Todavía el texto intenta hacer un esfuerzo de enmascarar el mal manejo económico del gobierno mexicano poniendo a nuestro país en la canasta “Centroamérica, México, Haití y República Dominicana” porque eso le da una relevancia dispar a la comparación de este país con aquellos. Pero los anexos dejan ver con más claridad una realidad de desamparo de los mexicanos por parte de su gobierno.

El Anexo IV.A2 del documento muestra las medidas de gasto de América Latina para responder a la crisis de la Covid-19. Enumera las acciones y muestra la proporción del rescate con relación al Producto Interno Bruto (PIB), medidos todos los países hasta el 6 de noviembre pasado. 

Argentina gastó 2.23% de su PIB para ayudar a su gente. Brasil, 4.02% de su PIB, Colombia 1.16 por ciento.

En la frontera con México, Guatemala se gastó 1.78% de su PIB y Belice 4.46 por ciento.

México, mientras tanto, reporta la Cepal, se gastó solamente 0.42% de su Producto Interno Bruto. Y eso gracias a que en las cifras incluyen el adelanto de los pagos de los programas asistencialistas de la 4T.

Eso dicen los estudios, los recuentos, los datos duros de este organismo de la ONU. Porque, lo que se escucha, lo que queda en la opinión pública, es el discurso político de una de las fans internacionales más destacadas de López Obrador.

enrique.campos@eleconomista.mx

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.

Lee más de este autor