No comparto la estrategia anticrimen basada en el amor del presidente Andrés Manuel López Obrador por la sencilla razón de que la mayoría de los delincuentes más peligrosos, sanguinarios y abusivos no aprecian ni agradecen un abrazo, pero sí respetan un balazo.

Y que más me gustaría que un sicario, secuestrador, ladrón, asaltante, extorsionador o cualquier criminal avezado respetara e hiciera caso de los consejos positivos y humanistas que le dieran su madre, su padre, su abuela o su abuelo, pero basta ver la crueldad con que actúan estos delincuentes para concluir que hace mucho tiempo dejaron de hacerle caso a sus mayores.

Y no sólo los delincuentes no están de acuerdo con la actitud humanista de AMLO, porque millones de mexicanos admiran sus supuestas hazañas, el aparente valor que demuestran al enfrentarse contra militares y policías, la forma en que desobedecen a autoridades federales, estatales y municipales que en general son impopulares y la manera en que aparentemente benefician a las comunidades que controlan utilizando parte del dinero que obtienen por sus fechorías.

La popularidad de la clase criminal entre diversos sectores de la población puede constatarse de varias maneras.

Una de ellas es la popularidad de los narcocorridos, canciones que idealizan las acciones de los narcotraficantes, las balaceras, las armas, la venganza y la muerte, entre otros temas. A pesar de que su difusión por los medios tradicionales se ha prohibido o restringido en muchos lugares, se pueden escuchar vía Internet sin problema alguno.

En Spotify, una plataforma de streaming, encontré ayer cientos de narcocorridos interpretados por diversos grupos y al googlear el término narcocorridos aparecieron 155,000 videos.

En Internet está el sitio elblogdelnarco.com, en donde se explica que “está funcionando desde el 2 de marzo del 2010 bajo la administración de un solo escritor, al cual le llama la atención cómo los narcotraficantes astutamente se ganan la vida (matando, secuestrando, mutilando, vendiendo estupefacientes y demás), y se la quitan a otros. Su fuente de información más importante son las personas”, y la cadena noticiosa MSNBC comentó, en agosto del 2010, que es “un sitio web obligado para encontrar información sobre la guerra contra el narcotráfico del país”.

Entre muchas cosas, el sitio, que es parte del periodismo ciudadano que está en auge alrededor del mundo, contiene una extensa lista de videos de ejecuciones, interrogatorios y balaceras. Entre ellos unos en donde puede verse como: “Sicarios de La Familia Michoacana apuñalan y desollan (sic) vivo a miembros del CJNG” o donde “Sicarios cortan genitales a rivales y los obligan a comérselos”.

El sitio ocupa el lugar 237 entre los cientos de miles de sitios mexicanos, registra casi cinco millones de visitantes únicos cada mes y cada uno en promedio dedica 17:38 minutos para ver el contenido.

Es un muy probable que los delincuentes y muchos de sus fans se rían cada vez que escuchen a Andrés Manuel López explicar que la inseguridad se va a resolver repartiendo abrazos y no balazos.

Lo quiera o no, el presidente deberá cambiar su estrategia anticrimen. Ojalá el cambio se realice más temprano que tarde.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.