La nueva estrategia de promoción global de México busca consolidar la imagen en el exterior con un enfoque geopolítico, estratégico y no sólo económico.

La semana pasada tuve la oportunidad de participar en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, celebrado en dicha ciudad rusa y que congregó a 17,000 participantes procedentes de más de 140 países. El foro, que se celebra desde 1997 y desde el 2006 con el auspicio del jefe de Estado de la Federación Rusa, representa la principal tribuna para que miembros de la comunidad empresarial de países emergentes discutan temas económicos y lleguen a acuerdos.

El foro es una gran oportunidad para México, principalmente ante el deseo del nuevo gobierno federal por diversificar el comercio del país y expandirse a otros mercados. Esto resulta aún más relevante tras las recientes amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por imponer un arancel de 5% a las importaciones de productos mexicanos. El amago nos recordó que, si bien es una ventaja para los productos y servicios mexicanos poder penetrar en uno de los mercados más grandes del mundo, la gran dependencia de nuestras exportaciones sobre el consumo en EU (alrededor de 80%, según diferentes fuentes) pone a la economía mexicana en una situación vulnerable. Por ello, la conveniencia de diversificar el comercio exterior.

En ese sentido, nuestra misión en San Petersburgo fue explorar esta plataforma para generar mayores acercamientos comerciales con Rusia y los países de Eurasia, reconociendo que esta zona es prioritaria para la promoción económica de México. Ésa fue la esencia, por un lado, de la reunión sostenida con Yuri Slyusar, presidente del Comité Empresarial Rusia-México de la Cámara de Comercio e Industria de Rusia, para sentar las bases de organización de misiones comerciales en la segunda mitad del presente año. Igualmente, la participación en el panel “América Latina–Unión Económica Euroasiática (UEE): Cooperación Interregional, no Proteccionista y Libre de Restricciones”, donde expusimos el interés del gobierno mexicano por acercarse a los mercados de esa región y profundizar vínculos con la Unión Económica Euroasiática.

Nuestra participación en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo forma parte de la nueva estrategia de promoción global de México que, por decisión presidencial lleva a cabo la SRE, para asumir las funciones de la extinta ProMéxico para la promoción económica en el exterior. La SRE desempeñará las funciones de promoción económica y turística global, y a diferencia de las instancias anteriores, contaremos con una estructura mucho más compacta y con mayor eficacia en la comunicación institucional e interinstitucional. Además, se buscará consolidar una imagen clara y positiva de México en el exterior con un enfoque que incorpora consideraciones geopolíticas estratégicas y no sólo la visión económica, como anteriormente ocurría.

Estos esfuerzos evidencian el interés de la actual administración federal, por hacer más eficiente la coordinación entre la política económica internacional y la política exterior. El nuevo impulso busca también posicionar a México en el ideario global, atrayendo mayores oportunidades de exportación y de inversión extranjera en el país, con resultados reales y cuantificables.

*la autora es subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores.