Uno de los grandes puntos que ha marcado a la actual administración es que han puesto en primera línea el tema de la salud. Y si bien aún están por verse los resultados, se han impuesto objetivos con tiempos precisos como la gratuidad de los servicios en el sistema público, específicamente en la red de institutos nacionales y hospitales de alta especialidad para diciembre del 2020.

Entre sus prioridades también está el abasto de medicamentos y otros insumos básicos para la atención médica; en ello ha habido tropiezos en particular por la parte de distribución. Pero de esto ya hubo consenso de dar punto final con el reciente acuerdo entre autoridades de la Secretaría de Salud (SS) y la industria farmacéutica.

Fue firmado en la sede de la Secretaría de Gobernación, y como pusieron en el comunicado de SS, esa fue sólo la Primera Reunión Intersecretarial para Garantizar el Abasto de Medicamentos para el Sector Salud; se entiende que vendrán otras reuniones para dar continuidad involucrando no sólo a Salud, sino también a la Secretaría de Hacienda (responsable de las compras) y a Gobernación.

Fue un hecho inédito en muchos sentidos y se llegaron a acuerdos muy concretos que deberán continuar. Pero lo importante para tener resultados es que haya una relación de confianza mutua. Y es donde aún falta trabajar.

El problema es que la industria no logra tener claro cómo demostrarle a las autoridades que de verdad hay la mejor disposición de colaborar y de aportar para que el gobierno alcance resultados en sus objetivos en favor del paciente.

La industria farmacéutica establecida en México, integrada por cerca de 300 productoras e importadoras de medicamentos y 243 de dispositivos médicos, quiere hacer ver que son un aliado para resolver los problemas. Pero tienen el gran reto de ganarse la confianza de quienes llevan la batuta en el sector público.

En su asamblea anual la semana pasada, los representantes de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) hicieron ver que quieren colaborar y aportar y quieren que les crean. Dijeron que comparten con la búsqueda de equidad social y erradicación de la corrupción, que ello no está peleado con la labor y los objetivos de la industria proveedora de insumos para la salud que en principio es de las que se maneja bajo un código de ética vigilado y fortalecido. Es cierto que fueron el primer sector que se impuso un código de ética, desde 2005, mucho antes que otras industrias en México.

Pero siendo también una industria sumamente tecnificada y compleja, pues sus productos son de producción delicada, sus procesos requieren de tiempos muy planeados y por ello su existencia depende de que la demanda igualmente tenga una planeación oportuna para empatar las necesidades de los pacientes. Eso es lo que ha faltado. Debe esperarse que  todo lo sucedido lleve a un aprendizaje y la siguiente compra pública consolidada para el 2021 sea con mayor previsión de tiempos para evitar los problemas de tardanza en la llegada de terapias y demás insumos.

No hay duda que son retadores los objetivos para Patricia Faci, la nueva presidenta de Canifarma, que tomó la estafeta en lugar de Rodrigo Puga quien al ascender como vicepresidente global en Pfizer (e irse a erradicar a Nueva York) ya no pudo terminar el último año del periodo de AMIIF en la presidencia del organismo.

La ventaja de Faci Villalobos es que ya fue presidenta de Canifarma. Estando en las filas de la industria nacional reunidas en Anafam, le tocó llevar las riendas de la Cámara hace 15 años, y tres quiquenios después regresa a la presidencia representando a las farmacéuticas de innovación agremiadas en AMIIF.

Twitter.com/MaribelRCoronel

[email protected]

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.