Howard Nusbaum, presidente y CEO de la American Resort Development Association (Arda), tiene el feeling necesario para comunicar cuál es el pulso de la industria de la propiedad vacacional

ORLANDO, Florida. Howard Nusbaum, presidente y CEO de la American Resort Development Association (Arda), tiene el feeling necesario para comunicar cuál es el pulso de la industria de la propiedad vacacional (propiedad completa, fraccional, tiempo compartido y club vacacional).

La primera vez que asistí a una conferencia suya fue hace un par de meses en la ciudad de México, durante la convención nacional de la Asociación Mexicana de Desarrolladores Turísticos (Amdetur). En esa ocasión, elogió la industria mexicana, asegurando que ofrece el mejor servicio y producto en el mundo.

Resaltó el tipo de desarrollos existentes en destinos como Cancún, Riviera Maya y Puerto Vallarta y comentó que, cuando los desarrolladores estadounidenses visitan los complejos en Cancún, se quedan sorprendidos de su tamaño y calidad.

En Estados Unidos, dijo en aquella ocasión, sería imposible construir este tipo de complejos por el elevado costo de la mano de obra y los materiales. No por nada, de acuerdo a datos de Amdetur, la industria de la propiedad vacacional en México crecerá en el 2012 más de 10% y registrará ventas por 3,100 millones de dólares, consolidándose como la segunda más importante del mundo, sólo detrás de la estadounidense.

Esta semana, durante la 14 Shared Ownership Investment Conference, organizada entre otras compañías por Interval International -empresa de intercambio vacacional con 2,700 resorts afiliados en más de 75 países-, Nusbaum aceptó que la industria en Estados Unidos avanza a ritmo más lento que la mexicana.

Frente a decenas de desarrolladores, inversionistas y empresarios estadounidenses reunidos en Orlando, el presidente de la Arda señaló que, tras la crisis económica del 2008-2009 en ese país, la recuperación de la propiedad vacacional sigue en proceso.

A finales del 2011, de los 5,325 resorts dedicados a la propiedad vacacional en 106 países, 1,548 se encontraban en Estados Unidos, sumando 194,200 unidades y 8.4 millones de intervalos.

Las ventas de tiempos compartidos en dicho país llegaron a 6,500 millones de dólares en el 2011, aún lejos del récord del 2007, cuando las ventas en Estados Unidos fueron por 10,600 millones de dólares, de acuerdo a un estudio preparado por Ernst & Young para la Arda.

Entre 1994 y el 2004, el crecimiento anual fue de 17%; desde el 2004 se ha registrado cada año una caída de 3% en las ventas.

El estudio, citando a Ragatz Associates, señala que las ventas el año pasado en Estados Unidos por propiedades fraccionales y clubs de residencias privados (PRC por su sigla en inglés) llegó a 552 millones de dólares, muy por debajo de los 1,500 millones de dólares del 2009.

Nusbaum fue claro: la recuperación se dará en la medida en que la confianza de los estadounidenses en la economía mejore.

El reto para los desarrolladores de ese país será continuar ofreciendo un producto flexible y variado, que ofrezca una experiencia de viaje, y que sea responsable con el ambiente y con la sociedad.

Comentarios a rene.pina@eleconomista.mx o a @renepinagarcia