Tarde, pero ya es público que la representación de Pemex en Europa y de las empresas de Emilio Ricardo Lozoya Austin asentadas en Alemania ocupan las mismas instalaciones, en el número 185 de la calle Nymphenburger, al oeste de Munich.

La casona, de dos plantas, se ubica en Neuhausen, a menos de 500 metros de los jardines ingleses que rodean el palacio —uno de los más grandes en Europa—, convertido en museo. Y allí despacha Nico Garlipp, un abogado de 44 años, graduado de la universidad Ludwig Maximilian, que, a lo largo de tres lustros, se ha especializado en derecho familiar y laboral.

Además de su despacho boutique —que ofrece “asesoramiento individual y confianza absoluta” a sus clientes, entre quienes hay propietarios únicos y accionistas de pequeñas y medianas— es el estudio de Mónica Marx, una diseñadora de interiores, y de GGG, una empresa dedicada a los bienes raíces.

All-ME Hamburg y ELMO Wolfsburg son empresas en las que el exdirector general de Pemex y el abogado bávaro comparten domicilio y acciones, junto con Klaus Werner Leven, quien los vinculó con IC&C, una firma creada originalmente para la adquisición, gestión y venta de bienes inmuebles, así como la consultoría y prestación de servicios en el ramo, pero sin corretaje.

El éxodo de Lozoya Austin a la región bávara resulta inevitable. Allí estudió su bachillerato y allí también conoció a su esposa, Marielle Helene Eckes. Hace dos meses, con su inhabilitación como servidor público, comenzó la persecución de Lozoya Austin. Desde entonces, el ministerio público federal requirió la presentación del exdirector general de Petróleos Mexicanos ante un juez, pero se negó a comparecer voluntariamente. Y sus abogados, Javier Coello, padre e hijo, emprendieron una ofensiva mediática.

Coello sostuvo —hasta la semana pasada— que su cliente estaba en México. Ni el escándalo por la presunta compra fraudulenta de Fertinal y Agronitrogenados ni la detención de Alonso Ancira conmovieron a Lozoya Austin.

La detención de su madre puso al descubierto el plan de fuga del exdirectivo petrolero a quien algunas versiones periodísticas ubicaron hace un mes en Estados Unidos, en ruta a los cantones suizos. Ahora se sabe —por un trabajo colectivo que involucró a periodistas del Süddeutsche Zeitung, el grupo de medios suizo Tamedia y la organización Quinto Elemento Lab— que llegó a territorio germánico vía aérea, por Frankfurt.

Luego de que Interpol México emitiera una ficha roja y solicitara la colaboración de sus contrapartes alemanas para la localización de Lozoya, su hermana, su madre y su esposa, las primeras pesquisas se volcaron a Bavaria. En el camino, la Oficina Federal de Investigación Criminal confirmó los indicios de las actividades empresariales del político mexicano, quien fue director del Foro Económico Mundial de Davos para América Latina.

En Munich está la sede de las firmas All-ME Hamburg y ELMO Wolfsburg y también una casa a las orillas del lago Starnberg, ambas localizadas por SZ, pero Lozoya nunca apareció.

“Hay todo tipo de rumores circulando sobre dónde podría haberse escondido”, especuló el diario alemán, que perfiló a Luxemburgo —“donde invirtió hace varios años en una empresa”— y a Suiza —“allá realizó transferencias de dinero a través de cuentas de un banco privado suizo”— como probables rutas de escape.

Su esposa también ha desaparecido. El consorcio de periodistas le habría enviado un correo electrónico a través del bufete de abogados de Nico Garlipp. “Por ahora no se realizarán comentarios”, fue la respuesta.

La Fiscalía General de Munich había detectado la estancia de la madre de Lozoya Austin en la zona del mar de Wadden, hace una semana. Y procedió, después de que las autoridades mexicanas confirmaran su solicitud de aprehenderla, con fines de extradición.

Sus huellas empresariales desaparecieron, paulatinamente. En su hoja de vida, tales referencias comenzaron a diluirse en el 2012, cuando se incorporó al equipo de Enrique Peña Nieto. Tres años antes, había dejado la representación para Latinoamérica del Foro de Davos para iniciar una fugaz carrera en el mundo de los mercados de capitales.

En su declaración inicial como director de Pemex, Lozoya Austin refirió haber servido, entre septiembre del 2009 y hasta enero del 2012, en JF Holding SA, una sociedad de inversión registrada en Luxemburgo de la que fue “cofundador y director ejecutivo”. Algunas instituciones foráneas que lo convocaron a hacer presentaciones obtuvieron información más detallada de sus experiencias previas.

Entre el 2009 y el 2012 —precisaron— participó en Cormus Capital y Alpha One LP, fondos especializados en reestructuración y transacciones internacionales. Al inicio de sus operaciones, Cormus Capital logró conjuntar activos por 50 millones; tres años después, los flujos de activos administrados alcanzaron 1,300 millones.

De su primer emprendimiento, Terra Design —una startup de la Harvard Business School enfocada en la vivienda social con proyectos en Senegal y México— no hay ninguna referencia. Tampoco, a su paso por Qualitas Foundation y la firma española InfoGlobal, en la que fue consejero entre el 2011 y el 2012.

La inhabilitación del exdirector de Pemex vino justo después de que la Secretaría de la Función Pública comprobara que había omitido información sobre sus ingresos en su declaración patrimonial.

De acuerdo con la causa penal 251/2019, un juez de control concedió la orden de aprehensión solicitada por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales contra Gilda Margarita Austin y Solís, Marielle Helene Eckes, Gilda Susana Lozoya Austin, Nelly Maritza Aguilera Concha y Emilio Ricardo Lozoya Austin, presuntos responsables de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa. Además, Lozoya Austin fue acusado por cohecho.

Sus huellas por Bavaria han quedado expuestas. Falta un capítulo inédito, en la gran manzana.

@aguirre_alberto

[email protected]

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.