La mayor señal de preocupación en este fin de año es precisamente la ausencia de miedo en los mercados internacionales

Mucha efervescencia política y muchas dudas con respecto a la marcha de la economía; sin embargo, los precios de los activos financieros se mueven con lentitud, oscilan dentro de un rango estrecho y las apuestas sobre la permanencia de esta característica se incrementan; es difícil suponer que, durante todo el 2020, tal complacencia prevalecerá.

Apenas el viernes de la semana pasada el índice Standard & Poor’s 500 tocaba un nuevo máximo histórico, nivel similar al registrado a mediados de agosto. Por su parte, las tasas de interés hasta el día de ayer continuaban revirtiendo su súbito movimiento de alza de principios de noviembre.

hoy en día, la tasa del bono del Tesoro a 10 años ha regresado a un nivel de 1.7%, habiendo alcanzado niveles superiores a 1.90% en las dos semanas previas.

Aparentemente hay razones para ser optimistas. La economía de Estados Unidos no muestra una desaceleración relevante, ni hay indicios de una recesión próxima a pesar de lo mal que la pasa el sector industrial manufacturero, estas afirmaciones han sido corroboradas por la Reserva Federal (Fed) en los últimos días.

Por su parte, Norteamérica y China mantienen los trabajos en busca de cerrar el acuerdo de primera fase para limar las diferencias en el terreno comercial. Los temas políticos parecen importar un poco menos.

El índice de volatilidad del S&P500 (VIX), que describe las variaciones en el índice en un espacio de 30 días, ha caído hasta un nivel poco menor a 13, no muy alejado de sus niveles más bajos registrados en la última década. Más importante aún es la apuesta que hacen inversionistas de que esta etapa de tranquilidad perdurará.

Las operaciones en corto sobre el índice VIX continúan aumentando y ya superan más de 200,000 contratos; esto significa que quien adquiere una posición en corto se convierte en el vendedor de un seguro contra variaciones bruscas en el mercado para otros inversionistas.

Se necesita contar con mucha certeza de que no habrá movimientos importantes en los mercados para sostener estas apuestas o de plano tener una visión muy complaciente de las cosas; esta última posibilidad representa un fuerte peligro.

Ya en episodios anteriores hemos visto que el índice VIX se aproxima a sus niveles mínimos y luego hemos experimentado correcciones violentas en el mercado en momentos en que estos inversionistas complacientes deciden cerrar sus posiciones.

Particularmente en este momento no se encuentran muchos argumentos de los que se pueda sacar una conclusión, salvo la fortaleza del crecimiento estadounidense o la idea de que la Fed mantendrá una postura coadyuvante en momentos en que las cosas se pudieran poner difíciles. La mejor medicina para los inversionistas en bolsa es la certeza de que no habrá movimientos de alza de tasas en los mercados.

Esta certeza puede estar vigente hoy después de que la Fed ha disminuido tres veces su tasa de referencia en una economía que sólo da muestras de flaqueza en un sector específico.

Es difícil saber cómo y cuándo se generará un cierre de posiciones, o bien, hablando llanamente, se revertirá esta apuesta a la estabilidad.

Como le he dicho, en el último año el índice VIX también ha sido muy volátil. Por lo mismo, cuesta trabajo anticipar que en los siguientes 12 meses no presenciaremos correcciones, al alza en dicho indicador, o a la baja en los mercados que aún se mantienen en niveles máximos.

El hecho de que haya apuestas cargadas hacia un momento prolongado de calma no es importante por sí mismo, pero es un signo de excesivo confort, que puede derivar en movimientos bruscos y agresivos en sentido contrario en el futuro.

Hay muchos factores latentes de riesgo y de incertidumbre en el mundo, relacionados con la economía, pero también con la estructura política vigente. La tentación de comprar un seguro eventualmente puede encontrarse con los incentivos correctos.

*Rodolfo Campuzano Meza es director de Estrategia y Gestión de Portafolios de Invex.

Cualquier pregunta o comentario puede ser enviado al twitter: @invexbanco