Juzgados y tribunales cerraron debido a la crisis de salud pública imperante desde marzo pasado y ahora han debido prorrogar la suspensión de actividades no esenciales hasta el treinta de mayo. Prácticamente todos los centros o institutos de mediación dependientes de los poderes judiciales también permanecerán cerrados.

Sin embargo, los conflictos legales no se detienen y es fundamental y conveniente resolverlos a tiempo.

Como hemos expuesto a lo largo de esta serie La Cultura de la Paz en El Economista, con la mediación —que es el mecanismo pacífico de solución de controversias por excelencia—, los tribunales comparten crecientemente con los ciudadanos la responsabilidad de resolver sus conflictos legales a través de esa vía igualmente reconocida por la Constitución, como lo es el juicio. Frente a un conflicto legal la intervención de un tribunal no es la única ni siempre la mejor opción.

Por ello hemos recomendado e insistimos en que la mediación en tiempos del coronavirus es posible, sobre todo utilizando la mediación digital, en línea o a distancia, que está a disposición de las personas para la atención de los conflictos que les aquejan.

Con ese mecanismo pueden gestionarse, prácticamente en cualquier momento, conflictos legales de carácter mercantil, civil y familiar, así como los conflictos no legales de carácter comunitario o de violencia intrafamiliar.

Además de los mediadores privados que ofrecen esa modalidad del servicio en varios estados de la república, los poderes judiciales de Sonora y del Estado de México, han puesto a disposición de la ciudadanía los servicios de mediación a distancia desde sus respectivos centros de mediación. En ambos casos se ofrece desde ayer, lunes 4 de mayo.

En Sonora quien requiera el servicio puede solicitarlo llamando al teléfono 6623819180 que estará a la disposición del público de lunes a viernes de las 8:00 a las 17:00 horas. En su caso, habrá un proceso de mediación en línea por medio de videoconferencia.

El centro de mediación del Poder Judicial mexiquense el servicio está disponible en el horario comprendido entre las 9:00 a las 18:00 horas, de lunes a viernes, en observancia del calendario oficial del tribunal. Los mediadores de centro atenderán las solicitudes en la medida en la que dispongan de acceso permanente a internet, computadora y dispositivo telefónico. Para la gestión del conflicto o controversia, podrán hacer uso de plataformas tecnológicas para videoconferencia, comunicaciones escritas sincrónica o asincrónicamente, así como llamadas telefónicas.

En ambos casos se privilegiarán en todo momento, los principios que rigen el procedimiento.

A pesar de estar sujetos a un horario y calendario y de carecer de una plataforma propia, diseñada y aprobada por cada tribunal, sin duda es una excelente señal.

Como hemos sostenido, en la mediación digital, en línea o a distancia es altamente recomendable que la plataforma que se utilice cumpla con los requisitos básicos de seguridad, transmisión y confirmación de datos.

Un grupo de mediadores profesionales de la Asociación Nacional de Mediación en conjunto con expertos de una prestigiada empresa mexicana Empower Data, pionera en soluciones de tecnología se dieron a la tarea de construir la plataforma Mediación Digital, que cumple con todos los requisitos de la Norma Oficial Mexicana (NOM) de gestión documental, almacenamiento, transmisión y confirmación de datos, para llevar a cabo la resolución de conflictos en línea. Dicha plataforma cumple con todas las reglas de seguridad y confidencialidad necesarias para darle a los usuarios certeza en el servicio de mediación, además de permitir al mediador contar con el expediente digitalizado.

Durante 2019 se ofreció la referida plataforma Mediación Digital a la mayoría de los tribunales superiores de justicia y se hicieron sendas presentaciones a sus respectivos centros o institutos de mediación. La instalación, operación y mantenimiento, además de la capacitación a los operadores del sistema, no implicaría costo alguno para los tribunales, el paquete se otorgaría de manera gratuita. A la fecha no hay respuesta para ese proyecto que hoy sería de utilidad para que los servicios de mediación digital, en línea o a distancia a cargo de esos centros o institutos de mediación fueran una realidad.

La mediación digital, en línea o a distancia es una necesidad y actualmente se aprovecha de manera creciente al permitir la gestión, resolución y prevención de controversias o conflictos de manera accesible y rápida. No presenta problemas para concertar una cita o una sesión de mediación, ni para desplazarse. Se puede abrir el espacio virtual de una mediación de manera inmediata, y los mediados (las partes) pueden estar en cualquier parte del mundo.

Esto significa que es posible atender las expectativas de la gente de un servicio instantáneo, rápido y eficaz de mediación. En el caso de los servicios a cargo de mediadores privados no existe la limitación del horario ni del calendario, como en el caso de los mediadores públicos.

Además de tratarse de una gestión de carácter confidencial en la que las soluciones son propuestas por las partes involucradas, ofrece un espacio de confianza en el que pueden ventilar todos los aspectos que se encuentran dentro de un conflicto o controversia, que a veces incluye factores emocionales.

El servicio de mediación digital, en línea o a distancia permite encontrar solución a conflictos familiares, civiles, mercantiles y comunitarios de una manera fácil y rápida.

Pascual Hernández Mergoldd es abogado y mediador profesional.

phmergoldd@anmediacion.com.mx

Twitter: @Phmergoldd

Pascual Hernández Mergoldd

Abogado y mediador profesional

Columna invitada

Lee más de este autor