Como lo comenté anteriormente, los procesos de innovación y renovación de los cafetales no son tan simples como parecen, pero al utilizarlos, sus resultados son evidentes; con la aplicación de mejoradores de suelo, micronutrientes y otros productos se enriquecen diversas funciones en la planta, lo cual está confirmado en plantaciones de productores en el país que ya usan estos materiales

En diversos foros, productores de Guatemala, Colombia, Costa Rica, entre otros, comparten su experiencia en el uso de mejores paquetes tecnológicos y sus resultados; en giras de intercambio tecnológico, productores mexicanos han corroborado dichos resultados, regresando a sus empresas y adoptando prácticas y productos de innovación.

Para la renovación de cafetales, no está de más recordar que, como todo cultivo perenne, el café tiene un ciclo de producción que todos conocemos: establecimiento, producción, llega a su nivel máximo, se estabiliza y empieza a decrecer su rendimiento; por lo que es importante, de acuerdo con el material genético y el paquete tecnológico, evaluar la edad máxima de producción y, en su caso, establecer un programa de renovación continuo.

En función a esto, la pregunta sería: ¿cuál es la vida útil productiva de una planta de café?

Hoy en diferentes regiones, se tienen cafetales de más de 40 años que producen muy bajos rendimientos, situación que es reflejo de una falta de renovación o del abandono del predio, si sumamos el impacto de la roya, el resultado es un cafetal infructuoso.

La variedad, número de plantas por hectárea y la distribución tampoco es una receta, cada región productora tiene condiciones climáticas y edafológicas diferentes, por lo que en cada una de ellas debemos de aprovechar las experiencias de productores innovadores para capitalizar en los materiales a establecer.

Para renovarse, los cafetales requieren recursos económicos de manera programada y oportuna, por lo que el financiamiento es un tema fundamental; para esto, en FIRA se revisan y estructuran sujetos de crédito, el proyecto y los esquemas de administración de riesgos. La mayor parte de las parcelas son pequeñas y están dispersas en las zonas productivas, por lo que es necesario armar esquemas de desarrollo de proveedores y coordinar esfuerzos con la industria, instituciones del sector, gobierno federal y estatal, que permitan que los financiamientos estén acompañados de asistencia técnica y seguimiento de los proyectos que se presenten a los intermediarios financieros.

hoy en día, quien invierta en desarrollo de proveedores tendrá mayores oportunidades de tener mejor producción y volumen de venta, lo que propiciará un sector más competitivo. Actualmente, se cuenta con diversos esquemas que FIRA atiende, en forma conjunta con los intermediarios financieros, despachos y otras instituciones del sector, mismas que incluyen: producción de planta en vivero, renovación de cafetales y cafés por contrato, con esquemas de administración de riesgos que contribuyen a un fortalecimiento técnico y operativo de los esquemas.

*Eleazar Luna López es subdirector regional de Promoción Sureste en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]