El 22 de abril es designado como el Día Internacional de la Madre Tierra y desde hace más de 50 años conmemoramos esta fecha para hacer conciencia sobre las crisis ambientales que nuestro planeta sufre debido a los impactos causados por los seres humanos. 

Desde hace ya casi cinco décadas las acciones para crear conciencia medioambiental han ido en aumento. Conmemorarlo este año en particular que vivimos en una crisis mundial que ha paralizado al mundo entero tiene más importancia que nunca, toda la sociedad está enfocando sus esfuerzos y atención al coronavirus, aparentemente dejando a un lado la preservación de nuestro planeta. Pero todas las secuelas que nos ha dejado la pandemia, representan un riesgo enorme a la biodiversidad biológica y ambiental.

Antes del inicio del brote del coronavirus, una parte de la sociedad comenzó a mostrar esfuerzo e interés por las acciones sustentables y el cuidado del medio ambiente, pero la pandemia ha echado todos esos esfuerzos hacia atrás. Representando así, un retroceso para la sociedad en el cuidado del Planeta Tierra. Sin embargo, si como sociedad no actuamos hoy, mañana será muy tarde. La humanidad depende de la acción inmediata para un futuro resiliente y sostenible.

Este Día de la Tierra la biodiversidad y la preservación de los ecosistemas juegan un papel indispensable. La biodiversidad de especies en nuestro planeta hace que sea más difícil la rápida propagación de patógenos, la biodiversidad biológica funciona como un indicador de la salud del mundo. Por su parte la restauración de nuestros ecosistemas representa una solución para combatir la pobreza, el cambio climático y a su vez disminuir la probabilidad de una extinción masiva de especies. Pero la restauración de nuestros ecosistemas sólo es posible si como sociedad trabajamos en equipo.

Nuestro planeta nos pide que actuemos. Los mares, lagos y ríos están llenos de plástico, cada vez más especies se encuentran en peligro de extinción por la alteración de sus ecosistemas, el calentamiento global que muestra cada vez más sus efectos, las temperaturas extremas, incendios forestales, desastres naturales, las inundaciones son cada vez más frecuentes, la deforestación, la contaminación y escasez del agua y por si fuera poco, una pandemia sanitaria mundial que trajo consigo una enorme cantidad de uso de productos desechables y, por ende, un uso excesivo de plástico y basura que tardará décadas en degradarse.

Como director de Junghanns, pero sobre todo como ser humano, trabajamos cada día para dejar un granito de arena para lograr el desarrollo sostenible del mundo. Eso implica que, a través de cada acción y de cada decisión buscamos preservar y proteger el planeta y los recursos que utilizamos. Por ello, en Junghanns como uno de nuestros esfuerzos, el pasado 14 de abril llevamos a cabo el primer webinar del año con motivo del Día Internacional de la Madre Tierra para lograr una sensibilización sobre la importancia de la preservación de nuestro planeta y que se llevará a cabo a lo largo del año con datos valiosos para todas las personas que habitamos el mundo.

Ya no basta con un día, hagamos de todos los días un Día de la Tierra y protejamos nuestro planeta.