En esta segunda parte se describe el programa que FIRA ha diseñado para otorgar el servicio de garantía con un costo diferenciado a las empresas eje con baja probabilidad de incumplimiento, calculada con el modelo de pérdida esperada determinado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Se considera baja probabilidad de incumplimiento cuando representa un porcentaje menor a 2 por ciento.

La finalidad es apoyar a empresas eje con necesidades de financiamiento mayores a 4 millones de UDIS, también llamadas empresas tractoras, representadas principalmente por agroindustrias y comercializadoras.

Ellas funcionan como un elemento estructural en el desarrollo y fortalecimiento de las redes de valor agropecuarias, forestales y pesqueras, ya sea por la compra de materias primas que producen dichos sectores o por el establecimiento de esquemas de desarrollo de proveedores mediante los cuales ayudan a productores a vincularse con los mercados a través de contratos de venta, además de habilitarlos con insumos, tecnología, capacitación y servicios financieros, favoreciendo la sostenibilidad de las pequeñas empresas del sector rural en el largo plazo.

El servicio de garantía de FIRA, diseñado para facilitar el otorgamiento del crédito, cubre temporalmente un porcentaje de los impagos de las empresas a los intermediarios financieros.

El costo del servicio se calcula para la cartera garantizada de cada intermediario; sin embargo, en este programa pueden obtenerse coberturas de 40 o 50% con un costo de servicio en condiciones preferentes, siendo más atractivo para aquéllas cuya probabilidad de incumplimiento sea menor.

El servicio de garantía para empresas eje se implementó en el 2015 y se ha incrementado su operación cada año, cubriendo principalmente empresas cuyas probabilidades de incumplimiento son menores a 1.5 por ciento.

Al amparo de este programa son elegibles créditos de avío para capital de trabajo, refaccionarios para inversiones fijas, prendarios y reportos, operaciones de factoraje y arrendamiento, destinados a los sectores agropecuario, forestal y pesquero. Puede participar la Banca Comercial, mientras los Intermediarios Financieros No Bancarios requieren la autorización de FIRA.

Programas como éste son efectivos para incrementar el flujo de recursos al sector agropecuario, al reducir costos del crédito, mantener una gestión adecuada del riesgo, además de fortalecer las redes de valor al apoyar a los actores relevantes, para satisfacer en forma ordenada y competitiva la demanda de sus clientes, al mismo tiempo que se apoya el desarrollo y sostenibilidad de los pequeños productores que son sus proveedores.

*Carlos Javier Almanza Gaviña y Martha Patricia Casillas Trejo son especialistas de la Subdirección de Normatividad de FIRA. La opinión aquí expresada es de los autores y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]

[email protected]