De manera específica, las acciones son las siguientes:

El Microcrédito productivo, cuyo propósito es el de incrementar la cobertura del financiamiento de bajo monto en el sector rural a personas en edad productiva con proyectos en cualquier actividad comercial, manufacturera, agrícola, ganadera, pesquera, silvícola o de servicio.

Este instrumento está enfocado al emprendimiento de pequeños negocios de connacionales repatriados o jefas de familia.

La Agricultura Familiar que considera el otorgamiento de créditos para unidades productivas de baja escala que utilizan predominantemente mano de obra familiar y parte de su producción se orienta al mercado. Su propósito es fomentar la cobertura del crédito con acompañamiento tecnológico, bajo un esquema de administración de riesgo, sustentabilidad ambiental y equidad de género.

Con respecto al Financiamiento Rural, se implementa para incrementar la cobertura del financiamiento en todas las actividades que se desarrollan en localidades que no excedan 50,000 habitantes.

Se financia la inversión en proyectos viables de actividades manufactureras, industria, pequeño comercio y servicios, para fomentar la generación de empleos, el arraigo de la población y desarrollo integral de la economía local.

Se otorgan también apoyos para la capacitación de trabajadores agrícolas empleados en empresas del sector agroalimentario y pequeños productores integrados en esquemas de desarrollo de proveedores.

Además, la vinculación con empresas tractoras del sector que requieren contratar mano de obra o desarrollar proveedores en agricultura por contrato.

Asimismo, se cuenta con apoyos de la SHCP, Sagarpa y FIRA que, de acuerdo con la normativa, pueden complementar los financiamientos otorgados con servicios de garantía FONAGA y apoyos para la Reducción del Costo de Financiamiento, lo que fortalece los proyectos productivos.

A través del Financiamiento Rural, Microcrédito Productivo y Agricultura Familiar, FIRA ha propiciado un mayor financiamiento para el desarrollo regional y empresarial; respecto al cierre del 2016, se logró un saldo de cartera de crédito por 14,800.0 millones de pesos, lo que significó 10% del saldo de crédito total canalizado por FIRA por 146,733.50 millones de pesos.

En lo que va del 2017, el saldo de cartera de crédito de estos tres componentes creció a 15,800 millones de pesos, de esos recursos para Michoacán, Jalisco y Guanajuato (estados que tienen una importante participación de migrantes) se canalizaron 2,500 millones de pesos para apoyar pequeños negocios en textiles, artesanías, tiendas de abarrotes, farmacias, preparación de alimentos, servicios de transporte, entre otros.

Con las acciones descritas, FIRA coadyuva en la generación de oportunidades de empleo e ingresos para la población en edad productiva, así como a la reinserción económica y social de los connacionales repatriados.

*Ramiro Campos Meraz es especialista en la Subdirección de Programas y Proyectos de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

rcamposmfira.gob.mx