La moneda está en el aire. ¿Cara o cruz? ¿Qué decidirá el gobierno mexicano?¿Qué decidirá Petróleos Mexicanos? ¿Dirán que sí o dirán que no? En los próximos días o semanas se sabrá el veredicto. Autorizará o rechazará la más importante inversión internacional industrial que haya recibido Sinaloa.

Se trata de un proyecto por 1,200 millones de dólares —financiado en 70% por un sindicato de bancos, encabezado por el KFW, el banco del Estado alemán— para la construcción de una planta de fertilizantes en Topolobampo, municipio de Ahome, en Sinaloa. Aseguran sus promotores que se trata de la planta más moderna y segura del mundo de un fertilizante básico: el amoniaco. Considerado la madre de cualquier fertilizante.

Por si fuera poco, el proyecto podría escalarse a una inversión de 5,000 millones de dólares.

Desde su origen a la fecha han pasado siete largos años, en los que se han hecho todas las evaluaciones necesarias y el proyecto podría considerarse como el más auditado del mundo.

Autosuficiencia, pivote

No es cualquier proyecto. Es un proyecto estratégico que permitiría dar la vuelta a la dependencia que tiene hoy el negocio agropecuario de las importaciones de fertilizantes. México hoy es un importador neto.

Con esta planta México podría dejar de ser importador neto y convertirse en exportador neto de fertilizantes. Producirá 800,000 toneladas, de las cuales 500,000 serán para el mercado local y el resto se exportará.

México importa hoy 100% del amoniaco que requiere como materia prima para fertilizantes. ¿Por qué? Porque las plantas de Pemex ya están obsoletas.

Pemex tiene siete plantas en Minatitlán; las siete están paradas. Se construyeron en los años 60 y 70, tienen tecnologías anacrónicas y además están ubicadas en regiones en donde no hay gas natural, que es la materia prima para hacer el amoniaco.

Proman, el gigante

¿Quién está detrás de este proyecto? Su nombre, para los que no están relacionados con el tema, dice poco: Proman, una empresa de origen alemán que tiene su corporativo en la ciudad de Zurich, en Suiza.

Pero sus cartas credenciales internacionales son impresionantes.

Es el principal productor de metanol en el mundo (hay que decir que el metanol es el producto petroquímico que más se comercializa en el mundo) y el sexto o séptimo de fertilizantes.

Proman tiene más de 10 plantas de metanol en el mundo, incluyendo la más grande del planeta que está en Trinidad y Tobago y que produce 1 millón 700,000 toneladas, y la más grande de Estados Unidos, que produce 1 millón 400,000 toneladas.

Arturo Moya es el CEO de Gas y Petroquímica de Occidente, filial de la empresa alemana Proman, y es la que está buscando llevar a cabo el desarrollo de la planta de fertilizantes en Topolobampo.

El proyecto podría impulsar el desarrollo de la industria regional. Fortalecería la cadena de valor del campo mexicano a través de garantizar la autosuficiencia alimentaria como plantea el Proyecto de Nación 2018-2024 del actual presidente de la República.

Para lograrlo se necesita que los campesinos y productores mexicanos cuenten con fertilizantes a precios justos y disponibles todo el año.

Este proyecto tiene el potencial de generar 2,000 empleos temporales aproximadamente y 273 empleos directos y permanentes. De igual forma, tiene la capacidad de ser tractor para el desarrollo de toda una cadena de proveedores.

Dependencia creciente

¿Cuál es la situación actual de los fertilizantes en el país?

Los agricultores mexicanos pagan por el fertilizante —insumo importante para la producción— uno de los precios más elevados en el mercado.

En los últimos años, el país perdió la capacidad de producir amoniaco para la elaboración de varios tipos de fertilizante, por lo que ha tenido que recurrir a su importación.

De las 4.5 millones de toneladas de la demanda anual de fertilizantes en México, 58% proviene de países como China, Estados Unidos, Rusia, Canadá, India, entre otros.

Tan sólo del periodo del 2016 al 2017, la importación de estos insumos incrementó en 33%, según datos de la Asociación Nacional de Comercializadores Fertilizantes. Recientemente la situación se ha agravado por una ineficiente planeación de compra a las empresas extranjeras, gastos de transportación y malas condiciones de los muelles de recepción del fertilizante.

Ante esto, los consumidores de este producto, en su mayoría agricultores del norte y centro del país, se enfrentan a su recurrente escasez, precios por arriba de mercado y acaparadores que buscan ganancias especulando con el precio.

La decisión

¿Qué falta para iniciar la construcción de esta refinería?. Lo más importante: la autorización del gobierno federal y de Petróleos Mexicanos. El tema lo analiza el director general Octavio Romero. Pero ya lo conoce y le parece muy bueno al secretario de Agricultura, Víctor Villalobos. También lo apoya el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz.

Los que no están de acuerdo son los importadores del fertilizante, obviamente por el interés que tienen, por el negocio que les representa. Sólo falta ver si el gobierno mexicano decide dar un salto cuántico en materia de fertilizantes y deja atrás la negra historia reciente de compras de plantas de fertilizantes obsoletas y onerosas, para impulsar una industria fundamental para el sector agropecuario nacional.

La moneda está en el aire: ¿cara o cruz?

ATISBOS

SANTA LUCÍA. Anuncia el presidente Andrés Manuel López Obrador que el próximo lunes iniciará la construcción del aeropuerto de Santa Lucía. El secretario de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, matizó: se colocará la primera piedra de manera simbólica. Todo en el contexto del Cerro de Paula, que no habían visto y que elevaría el costo de la construcción del puerto aéreo.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.