El domingo 1 de julio tendrán verificativo las elecciones en nuestro país. Una de las premisas fundamentales de este tipo de procesos es que todos aquellos que reúnan los requisitos legales para votar puedan hacerlo. De hecho, una de las principales funciones del Instituto Nacional Electoral (INE) es, precisamente, la promoción del voto. Sin embargo, en ciertas ocasiones no resulta posible para algunas personas ejercer este derecho. Ése es el caso de quienes se encuentran convalecientes en algún hospital y no pueden trasladarse el día de la elección hasta el lugar en donde deben emitir su sufragio. Lo mismo ocurre a aquellas personas que cuidan de estos pacientes y a quienes están encargados de proporcionarles servicios de salud. En relación con este tema, el INE pondrá en marcha una prueba piloto para evaluar la factibilidad de asegurar a estas personas su derecho al voto en el futuro.

El 17 de mayo pasado se publicó, en el Diario Oficial de la Federación, un acuerdo del Instituto que establece los lineamientos de operación de casillas especiales para el voto de personas hospitalizadas, familiares o personas a su cuidado y personal de guardia durante la jornada electoral, que se llevará a cabo como prueba piloto en este proceso electoral. La intención del instituto al llevar a cabo esta prueba es verificar la pertinencia de establecer estos centros de recepción de votación en el proceso electoral federal 2020-2021, por lo que se evaluará el nivel de participación así como las implicaciones técnicas y de logística derivadas de este ejercicio.

Se llevarán a cabo dos acciones: por un lado, se instalarán 31 casillas especiales (una en cada entidad federativa) en centros hospitalarios ubicados, ya sea en la capital o en la ciudad de mayor población de cada estado, para promover la participación política de aquellas personas que en razón de estar cuidando o proporcionando servicios de salud a los enfermos, les es imposible acudir al centro de votación que tienen designado, así como a aquellos pacientes que pueden emitir su sufragio en las propias instalaciones del hospital. Lo anterior se hará conforme a los lineamientos previstos para las casillas especiales.

Adicionalmente, se instalará una casilla especial en un hospital federal del sector salud en la Ciudad de México que operará en dos modalidades: fija e itinerante. En su condición fija, funcionará en los términos descritos en el párrafo anterior. En cuanto a la modalidad itinerante, se recabará la votación directamente en el lugar en el que se encuentren los enfermos, es decir en los cuartos del hospital, para lo cual se deberán observar las medidas de salud y seguridad pertinentes.

Esta prueba piloto tiene como finalidad evaluar la posibilidad de implementar esta medida en el próximo proceso electoral federal, lo que aseguraría el derecho al voto de las personas que se encuentran en la situación descrita, quienes, hasta ahora, no lo han tenido. Esperamos que la prueba indique la viabilidad de la implementación de esta política pública y que consecuentemente se lleve a cabo en el proceso electoral federal 2020-2021, de una manera generalizada. No obstante y aun cuando ello no fuere factible, resulta importante que el INE siga implementando este tipo de medidas que constituyen un referente obligado de las mejores prácticas en materia electoral en el mundo.

@gaboglezsantos