Casi al término del sexenio 2012−2018, el rendimiento que obtuvo el principal índice bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), fue de 5.04%, lo que equivale a un rendimiento anual de 0.82%; éste comenzó en 41,833.52 puntos el 1 de diciembre de 2012 y llegó a 43,942.55 el 31 de octubre de 2018.

La comparación del IPC con el rendimiento de otros índices internacionales, en su moneda, durante el mismo periodo, resulta negativa en la mayoría de los casos, como se muestra en la tabla y la primera gráfica.

En el periodo referido, los activos de las afores crecieron 77.76%, de 1 billón 849,000 millones de pesos al 30 de noviembre de 2012 a 3 billones 287,000 millones de pesos al 31 de octubre del 2018. De ese crecimiento, 48.40% se debió a las aportaciones de los ahorradores, mientras que 29.36% restante derivó de rendimientos generados por las inversiones.

La porción total del sistema invertida en renta variable nacional fue disminuyendo de 8.57 a 6.93%, mientras que la inversión en renta variable internacional aumentó de 13.38 a 14.41 por ciento.

En la segunda gráfica se observa la evolución de las proporciones de las inversiones en renta variable para cada Siefore Básica (SB).

La decisión de los administradores de disminuir la exposición en renta variable (RV) nacional y aumentar la de renta variable internacional dio como resultado un mejor rendimiento que el que hubieran alcanzado sin ese cambio, de aproximadamente un poco más de 1.2% “extra” en el periodo (o 0.2% por año).

Esto es suponiendo que las porciones de cada tipo de renta variable se modificaran al inicio del periodo, no hubiera flujos durante el mismo y el rendimiento alcanzado por la porción de RV nacional fuera equivalente al rendimiento del IPC y, de forma análoga para la RV internacional, al del índice MXWD, que incluye mercados desarrollados y emergentes de más de 40 países.

Régimen de inversión

La nueva administración federal ha planteado la necesidad de revisar el régimen de inversión de las SB, que tiene actualmente un límite de 20% en valores extranjeros para las SB 1 a 4, limitando así su capacidad de diversificación internacional.

Por ejemplo, si se hubiera invertido 10% de los activos en el MXWD durante el periodo analizado, en lugar de en alguna otra clase de activo, como los Bonos M, se hubiera conseguido un rendimiento “extra” de aproximadamente 10.3% en ese tiempo (o 1.6% por año).

En opinión de Fitch Ratings, lo anterior demuestra la importancia de la diversificación en las inversiones de las siefores, que les permite reducir su riesgo de concentración y les da la posibilidad de exponerse a otros mercados en busca de rendimientos mayores, sobre todo en las SB 3 y 4, que son las que tienen, y deben tener, más amplitud en su régimen de inversión dado el perfil de sus ahorradores.