1) Izquierda radical enceguecida que no para mientes en estropicios causados. Vista con agrado por la moderada y por la lopezobradorista por amargar el caldo al gobierno. Violentos, saqueadores, vándalos, anarquistas. Centes, Cetegs, Luzyfuerzas más ene membretes inoculados de rabia, excrecencias del corporativismo revolucionario. Único fin, agitar. Zacualtipanos, o sea, alevosos y desleales. No trabajan. El dinero, ¿de dónde sale? 2) Compañeros de viaje. PRD, desdibujado, agonizante. Líder moral y adláteres, fama heredada, poco pensamiento. Los intelectuales antisistema viven de él confortablemente. Bandera: el gobierno no hace las cosas que debe hacer, pero estos señores, encastillados en sus sitiales inalcanzables, tampoco saben cuáles. 3) Las derechas. PAN no levanta. PRI desacreditado por descrédito presidencial y de miembros destacados; no mueve un dedo para combatir la corrupción rampante. 4) Gobiernos estatales y municipales. Feudos corruptos. Se hinchan los individuos con recursos federales y derramas infligidas a la gente, desde mordiditas hasta tarascadas. 5) Sanguijuelas que se alimentan de la riqueza que debería ser de todos. Están en casi cualquier cargo de poder, desde ínfimo hasta encumbrado. Increíble vigencia de fuero e impunidad. Gobernícolas acaparadores de ingresos y privilegios. Magistrados, jueces, consejeros, secretarios, directores, diputados, senadores... Ladinos, farolones, demagogos, zánganos. Añádanse los grandes y anacrónicos sindicatos, inagotables fuentes de opulencia de unos cuantos. 6) Andrés Manuel que arrastra ingenuos y lleva las de ganar ante el desolado panorama político nacional. Para sus fines mejor mientras más revuelto el río. Maestro de manipulación, agravio y mentira con lo cual gana adeptos. Risita sarcástica y, ¡paf!, zancadilla. 7) Ricos insaciables que monopolizan rentas. Lo demás no importa, total, buen dinero aquí y paracaídas fuera. 8) Empresarios honrados. Chicos, medianos y grandes. Productivos y creadores de empleos. Son esperanza si el gobierno suprime obstáculos legales y operativos (corrupción oficial). 9) Fenómeno por fortuna creciente: organizaciones civiles que luchan contra el establishment de transa y opacidad. Son esperanza. 10) Clasemedieros. Buen pasar económico, una de las palancas del magro crecimiento. Nomás milando cómo se suceden las desgracias. 11) Millones de pobres silenciosos. Indígenas y clases bajas carne de cañón van adonde sople el viento, enriquecen en tiempo de elecciones por regalos de partidos. Cuento de nunca acabar las promesas reiteradas, honradez, trabajo, auxilio, bienestar. 12) El narco. Actor principalísimo por su penetración en sociedad y política.

¿El camino? No tengo ni la menor idea. A la mejor cada vez más ciudadanos organizados que pongamos las cosas en su lugar.

paveleyra@eleconomista.mx