El gobierno mexicano congeló las cuentas del exdirector de Pemex Emilio Lozoya Austin y de la empresa Altos Hornos de México (AHMSA), propiedad de Alonso Ancira y una de las mayores siderúrgicas de México.

Anoche la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda informó que se identificó en el sistema financiero nacional e internacional que se llevaron a cabo múltiples operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades lícitas, mismos que se presume que son derivados de actos de corrupción. La autoridad no dio mayores detalles.

En días pasados, Lozoya fue inhabilitado por 10 años, por la operación de compra de la empresa Fertinal. Esta compañía se la vendió a Pemex la empresa acerera Ahmsa.

Ahmsa es uno de los grupos empresariales más poderosos en México. Con tal acción el gobierno manda el mensaje de que no hay intocables.

El gobierno federal mantendrá una política de cero tolerancia a la corrupción y manda el mensaje de que no hay intocables.

Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, declaró que el gobierno mantendrá una política de cero tolerancia a la corrupción y el mensaje de que no hay intocables.

La propia acerera emitió un comunicado para revelar la información, aunque dijo desconocer las causas, rechazó cualquier acto indebido y responsabilidad respecto de ellos y anticipó que en cuanto tuviera la argumentación oficial, aclarará el hecho ante la dependencia correspondiente. Aparentemente la empresa no habría tenido ningún indicio previo de estar siendo investigada y se habría enterado del estatus de sus cuentas por los propios bancos.

De entrada calificó como un “acto arbitrario y violatorio de todo derecho”.

En un comunicado, señaló que se está dañando a los accionistas, a los más de 20,000 empleados y miles de proveedores y clientes.

Pone en riesgo la estabilidad económica de Coahuila y de otras zonas en las que su actividad influye. Todo apunta a que el hilo de esta investigación tiene que ver con la compraventa de Fertinal.

Por otra parte, hay que recordar que en el año 2000, AHMSA evitó el pago de 2,000 millones de dólares a sus acreedores aprovechando el cambio que entonces era inminente de la Ley de Bancarrota por la Ley de Concursos Mercantiles.

Antes de que entrara en vigor la nueva ley, se declaró en bancarrota y sus acreedores tuvieron que asumir las pérdidas.

Para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, sin duda, es un golpe espectacular en contra de la corrupción.

Salud, ¿nuevo modelo?

El gobierno de la cuarta transformación está cambiando el modelo de salud en México.

En medio de la crisis del sector salud que hoy se vive en el país, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha pedido al pueblo mexicano que le tengan paciencia y ha prometido que México contará con un sistema de salud, como el de Canadá, Inglaterra o los países escandinavos: Suecia, Dinamarca o Noruega.

En paralelo, los primeros signos de este cambio de modelo del sector salud dejan ver recortes presupuestales indiscriminados, desabasto de medicamentos y amenazas a los proveedores.

Además de las acusaciones generales de corrupción en instituciones, programas de salud y proveedores de medicamentos que ha proferido el presidente de México. Luego de hacer pública la lista de las empresas farmacéuticas y distribuidores que concentran la mayor cantidad de las compras de gobierno, el jefe del Ejecutivo les ha advertido que si no se ajustan a las nuevas condiciones, el gobierno mexicano se abrirá al mundo para comprar medicamentos.

Las acciones del nuevo gobierno, sobre todo, permiten ver la centralización de las decisiones en el propio gobierno federal, específicamente en la secretaría de Hacienda, de Carlos Urzúa, y particularmente en la Oficialía mayor, que encabeza Raquel Buenrostro.

La renuncia-denuncia del exdirector del IMSS Germán Martínez evidenció ese propósito.

Frente a tales antecedentes, la pregunta es ¿con las acciones gubernamentales que se están tomando realmente avanzamos hacia un modelo parecido al de Suecia?

¿Suecia?

El exsecretario de Salud Julio Frenk cree que no. En un ensayo que escribió y publicó en la revista Nexos titulado “Salud, sin lugar para quimeras”, describe los sistemas de salud de Canadá, Inglaterra y países escandinavos y los contrasta con el sistema de salud que pretenden erigir las nuevas autoridades de salud en México. No sólo piensa que México no se encamina hacia un modelo parecido al de Suecia.

Por el contrario, advierte que México se encamina hacia un modelo de salud que se parece más al de Cuba, Venezuela o Corea del Norte.

Para el exfuncionario mexicano, la oferta del presidente de México es correcta: avanzar hacia un sistema de salud comparable al de los países desarrollados que menciona, porque es el tipo de sistema de salud que impera en los países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Son sistemas públicos y plurales que garantizan el acceso universal a los servicios integrales de salud de alta calidad, altos niveles de protección financiera y una aceptable satisfacción de los usuarios con los servicios recibidos.

Sin embargo —advierte Frenk— el sistema que pretenden construir algunas de las actuales autoridades de salud de México poco se parece al modelo OCDE.

ATISBOS

DESLINDE. Aeroméxico, que dirige Andrés Conesa, se deslindó de la decisión de retrasar el vuelo en el que viajó la ahora exsecretaria del Medio Ambiente Josefa González Blanco. Asegura que fue un error de comunicación, que está haciendo una investigación y ofrece una disculpa a los pasajeros. Al final, no habrá modo de que no se sepa qué pasó.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.