En el artículo anterior se destacó el potencial competitivo y de desarrollo que representa la producción de la palma de aceite para el corredor del istmo de Tehuantepec, mismo que sustenta la implementación del programa de Incentivos a la Producción de Palma de Aceite que busca aprovechar las áreas con potencial productivo para elevar la producción nacional de esta oleaginosa; no obstante, la oportunidad más importante está en el mercado internacional

Con cerca de 4 toneladas de aceite por hectárea, el de palma es el aceite de origen vegetal con mayor rendimiento por hectárea, lo que lo hace el de menor costo a nivel mundial. Es el líder mundial de aceites, ya que aporta 32% del volumen de producción total de aceites, es seguido por el de soya con 22% y por el aceite colza con 13% de participación.

Dos países dominan las exportaciones de aceite de palma: en el 2016 Indonesia exportó cerca de 23 millones de toneladas de aceite que representaron 54% del volumen vendido en el mercado internacional, mientras que Malasia exportó poco menos de 14 millones de toneladas que aportaron 32% de las exportaciones, pero este país se ha estancado en su producción en los últimos años.

De acuerdo con Sagarpa, las importaciones mundiales han aumentado 55% en la última década, lo que ha generado un aumento en las exportaciones mexicanas, principalmente con destino a Estados Unidos, Puerto Rico y Uruguay. Con 3,500 toneladas exportadas, México ocupa el lugar 46 en la lista de países exportadores.

Es importante considerar que en los mercados internacionales los plazos de entrega suelen ser muy estrictos, por lo que el plan de crecimiento requiere de inversiones para fortalecer el desempeño del sistema logístico para mejorar la competitividad de la industria y el sector primario.

La creciente competencia global, las tecnologías de procesamiento y las tecnologías de la información mejoradas han llevado a la revolución de la reestructuración y la reingeniería en el ámbito de la competitividad que requiere aparejar las inversiones en plantaciones con:

Desarrollo de infraestructuras especializadas, Planificación regional, Regulación del mercado, Economías de transporte y Desarrollo de infraestructura de logística.

En muchos de los nuevos esfuerzos es recomendable considerar modelos e instrumentos de política que involucren la gestión de toda la cadena de suministro para lograr crear una ventaja competitiva diferenciadora que inserte de manera sostenible a la red de valor de la palma de aceite en los mercados internacionales.

Es así como el cultivo de palma de aceite presenta alto potencial de crecimiento en México con competitividad y con alto impacto en el desarrollo regional para los estados del istmo de Tehuantepec.

*Marco Antonio Cabello Villarreal es especialista en la Subdirección de Programas y Proyectos de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

mcabello@fira.gob.mx