El reto regulatorio es más complicado que con el bitcoin

¿Les gustan las profecías? Aquí va una: Libra, la criptodivisa que ayer lanzó Facebook, tendrá un enorme impacto en México. Esto ocurrirá porque este proyecto está diseñado para cambiar la forma en que funciona el dinero y los mercados financieros en los países emergentes. Ocurrirá, como ocurren las olas, sin preguntarnos. Ocurrirá, aunque no haya una sola empresa mexicana en la entidad que gobernará la divisa. De las 28 fundadoras, sólo hay una latinoamericana, Mercado Pago, de Argentina.

Libra está llamada a tener un enorme impacto en México por varias razones. Empecemos por las cosas que ya sabemos, por ejemplo la enorme penetración de Facebook en nuestro país. La red social de Mark Zuckerberg tenía 54.6 millones de usuarios en México, a fines del 2018. Esta red es utilizada por 99% de los internautas mexicanos que usan redes sociales. La segunda más usada es WhatsApp, preferida por 93% de los internautas mexicanos. WhatsApp también es parte del universo corporativo de Zuckerberg.

Libra aspira a ser la divisa de los que no tienen banco y el vehículo de envío-recepción de divisas que sustituya los mecanismos actuales, que en promedio cobran 7% del monto remitido. En México, hay más de 40 millones de personas adultas que no tienen servicios bancarios y son 1.7 millones los hogares mexicanos que reciben remesas, en total 2,500 millones de dólares mensuales.

Para bancarizar, en México está en fase de implementación el sistema de Cobro Digital: CoDi, una iniciativa que encabeza el Banco de México y en la que participan la Asociación de Bancos y la Secretaría de Hacienda. La meta es dotar de servicios bancarios a través del CoDi a 30 millones de personas en los próximos cinco años.

¿Qué pasará, si el proyecto Libra/Calibra de Facebook demuestra ser más eficiente que el CoDi? En teoría, ambos proyectos estarán funcionando en la primera mitad del 2020. En teoría, los dos operarán a través del teléfono móvil y tendrán costos cero o ínfimos para los usuarios. En la práctica, los dos apuestan por un cambio cultural a gran escala. Usuarios que estén dispuestos a hacer transacciones financieras con el teléfono.

¿Qué hará el gobierno mexicano con Libra/Calibra? El reto regulatorio es infinitamente más complicado que el que significó bitcoin. En primer lugar porque Libra es la primer criptodivisa que tiene una posibilidad real de convertirse en una moneda aceptada por un número significativo de personas. Imaginen que “sólo” una cuarta parte de los usuarios de Facebook en México le dé una oportunidad. Serían 14 millones de personas. Para ellos tendría el atractivo de poder hacer transacciones en millones de comercios y, además, contar con una cartera digital, donde podrían tener ahorrado dinero en divisas duras o en pesos. Esta cartera sería avalada por los  grandes jugadores en la industria de los medios de pago, como Visa, Mastercard y PayPal.

¿Aceptará el gobierno mexicano que en México funcione con normalidad una moneda que no es emitida por un banco central? Quizá no le quede remedio, pero veremos mucho debate. En Francia, el ministro de Finanzas, Bruno La Maire, ya expresó su rechazo, tan pronto como supo de la noticia. Lo mismo pasó con algunos legisladores estadounidenses, que no olvidan los escándalos de Facebook, por sus “descuidos” en la salvaguarda de la información de sus usuarios y su ambiguo rol en las elecciones estadounidenses.

¿Qué hará la banca tradicional? Un gigante disruptor ya está en la azotea de su casa.

[email protected]

Luis Miguel González

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.