El periódico español El País lució en la primera plana del miércoles una nota sobre las declaraciones del gobernador del Banco de México en relación con las consecuencias que puede desatar sobre la economía de México Donald Trump a partir de su toma de posesión. Aparte del lenguaje metafórico con el que suele expresarse el funcionario, el principal detalle que cabe destacar en su última declaración es el tiempo gramatical en el que expresó sus conceptos. El banquero central dijo textualmente que Trump podría convertirse en un huracán para México, no que se convertirá.

La declaración contrasta tajantemente con la que en su momento expresó Andrés Manuel López Obrador cuando se anunció el triunfo electoral de Trump. La visión del tabasqueño fue simplemente que no había que prestar demasiada atención al hecho, ya que México es un país soberano . ¿Qué puede explicar esa diferencia tan marcada de opiniones: diferencia de estilos comunicacionales o una brecha de conocimientos sobre la realidad? Posiblemente ambas cosas, pero principalmente lo segundo.

Resulta difícil de suponerlo, pero es probable que AMLO no se encuentre debidamente informado de hechos duros que pesan tremendamente en la realidad, aunque legalmente México sea un país soberano frente a Estados Unidos. Los principales de esos hechos son que aproximadamente 70% de las exportaciones mexicanas tiene como destino el mercado estadounidense, que México capta más dólares por concepto de remesas familiares que por exportaciones de petróleo y que, en números redondos, las inversiones extranjeras directas y de cartera y los ingresos del país por concepto de turismo ingresivo provienen en 80% de aquel país. Y todo eso en adición a que para los capitales que en México se encuentran colocados en inversiones financieras su principal destino alternativo son los mercados de tal país.

Los hechos descritos, además de poner de relieve la preocupante desinformación económica que padece el dueño del partido Morena, permiten también ilustrar los varios frentes de vulnerabilidad que presenta la economía de México respecto a esa incógnita que es por ahora el presidente electo Trump. Desde un punto de vista de perspectiva general, lo que se aprecia es una gran asimetría; es decir, Trump se encuentra en mayor posibilidad de causar mucho daño a México que de generarle grandes beneficios en caso de que así lo quisiera hacer. Por eso puede convertirse en un huracán nivel cinco.

[email protected]